La Pastora... Vamos a ser felices

El programa ‘Sale el sol’ mantiene una actitud positiva y respetuosa entre los conductores
Redacción
05/04/2017 - 05:00

EL POPULAR DISCURSO DEL ODIO

LUPITA MARTÍNEZ A.

Puede ser que algunos piensen que esto de “pensar y hablar en positivo”  es una moda; yo creo que es una reacción natural ante la realidad que se vive en el mundo: guerras, terrorismo, hambruna y un creciente discurso de odio.  Eso del odio, amable y querido público conocedor, usted y yo lo sabemos, es algo muy popular que con una chispita es capaz de convertirse en un incendio de proporciones inimaginables; el ser humano es tan capaz  de odiar que puede crear campos de exterminio, esclavizar, masacrar y enterrar en fosas clandestinas, torturar, etc, a eso y más aunque no parezca posible, puede llegar el odio en la humanidad, la mayoría de las ocasiones, apuntalado en la ignorancia.  

Se pueden tomar respiros en el entretenimiento, no todo son series de narcotraficantes, ni programas vespertinos acerca de tragedias de familia.  Por ejemplo, en la televisión ‘Sale el sol’ mantiene una actitud positiva, una relación ligera, amigable , sobre todo, respetuosa entre los conductores y podrá no ser el matutino de mayor audiencia, pero sí es el que conserva el concepto de ‘revista matutina’; el público no quiere ver nada más violencia por eso el éxito de ‘MasterChef Jr’ y ‘La voz kids’.  Y podrá funcionar uno mejor que otro, pero al final tienen un público que los prefiere. 

El teatro no es la excepción y en la Ciudad de México tenemos la suerte de tener muy buenas puestas en escena; teatro para toda la semana.  Hace un poco más de un año, asistí al estreno en martes  de ‘Puras cosas maravillosas’ en el Foro Lucerna y salí con la idea de que el monólogo de Pablo Perroni debería durar por lo menos 10 años, es un trabajo extraordinario que merece que todos pasen lista, yo ya hasta regresé. 

En el mismo espacio, pero en lunes asistí a ‘Felices’, el “espectáculo unipersonal” de Eduardo España.  Es un espectáculo muy creativo, ingenioso en el que se hace una reflexión constante acerca de la vida, las cosas que nos hacen felices, el tiempo que perdemos en lo que no es tan importante, en las contradicciones en las que en ocasiones caemos.   “Historias de vida compartiendo un sueño y sueños que quieren ser vividos” es lo que da pie a esta puesta en escena que yo sinceramente les recomiendo mucho.  Nunca está demás permitir que nos den toquecitos en el alma.  Lunes a las  20:45 horas.  

Hablar de espectáculos no es hablar de la desgracia de un famoso, ni de insultar  o enaltecer a oportunistas, así como lo aprendí yo, hablar de espectáculo es hablar de lo que se produce, si es bueno o es malo, si es recomendable o no, si provoca o es insulso.   Cómo funciona, a dónde va, cuáles son las tendencias.  Es el análisis, disfrute o no del trabajo de un actor o cantante o bailarín o músico, etc..  y no el hostigamiento de la persona y su vida personal.  

Así lo creo yo y es importante recordarlo.  Todos hemos alguna vez caído en la tentación de hablar de esa manera, pero no es necesario que se haga costumbre y es posible también no hacerlo más.  Vamos hablando un poquito más en positivo.  Sugiero. 

TUS COMENTARIOS