Santa Ana y los bebés más deseados

Santa Ana y los bebés más deseados
Mujeres que tienen problemas para concebir acuden a la virgen para que les haga el milagro de darles familia
Yohanan Díaz Vargas
19/07/2020 - 12:47

Cuando viajo por el interior de la República mexicana me encuentro con historias fascinantes, la mayoría desconocidas para el público, pero famosas e importantes en pequeñas comunidades de todo México. En uno de mis últimos viajes por Coahuila, por supuesto antes de la pandemia, llegué hasta Santa Ana de los Hornos. Se trata de la iglesia más antigua de la Comarca Lagunera de este estado mexicano. 

Hasta esta capilla llegan muchas mujeres que desean quedar embarazadas, pero que tienen dificultades para ello. Las parejas de toda la región que sueñan con tener un bebé y que se les dificulta la tarea, viajan hasta Santa Ana de los Hornos en busca del milagro. 

Cuenta la tradición que se mantiene muy viva en esta pequeña iglesia, que para concebir un hijo, la mujer que llega a la capilla tiene que barrer la base de la talla de Santa Ana que se conserva en la iglesia y acariciarse el vientre con el polvo que haya quedado en la escoba. 

Después, ella debe prender una veladora, rezar un rosario, dejar la limosna y la escoba que se ha utilizado para barrer en el ritual, debe permanecer un mes junto a la imagen de Santa Ana. 

Al preguntar por estos ritos me confirmaron que sólo en un mes -antes de la pandemia- llegaban hasta ese lugar unas 30 mujeres con el objetivo de llevar a cabo esta tradición para pedir ayuda a Santa Ana y que lleguen los hijos. Junto con esta estampa tan curiosa y esperanzadora para las parejas a las que les cuesta concebir de manera natural, también conocí otras leyendas que rodean este enclave de Coahuila. 

tesoro maldito. Por ejemplo, señala la tradición que bajo Santa Ana de los Hornos existiría un túnel y que esa construcción terminaría en un espacio que alberga ingentes cantidades de oro. A pesar de lo que cuenta la leyenda, varios de los lugareños a los que pregunté me confirmaron que ha habido muchas personas que han tratado de localizar el tesoro sin éxito pero que, en concreto, los habitantes del municipio de Venustiano Carranza (antigua Hacienda de Hornos), no han intentado emprender esta búsqueda porque aseguran que ese tesoro está maldito. 

Este sitio es un enclave muy especial que fue fundado por el fraile español Juan Agustín de Espinosa, de la Compañía de Jesús. La capilla data del siglo XVIII, pero el municipio en el que se ubica es una antigua hacienda que hoy día se ha convertido en el ejido Venustiano Carranza del municipio de Viesca, que fue fundado en el siglo XVI. 

Se denomina “de los Hornos” porque hace varios siglos allí se ubicaba una importante fundición y fábrica de locomotoras; sin embargo, esta actividad industrial desapareció allá por 1924, porque un año antes, México había firmado con Estados Unidos el Tratado Bucareli, en el que renunciaba a este tipo de industria y se comprometía a comprar los trenes a la Unión Americana. 

Gracias a los investigadores de Coahuila, Ross Cantú y Sergio Arroyo Longoria, pude conocer la historia y las leyendas de esta zona norte de nuestro país. Decía Gabriel García Márquez que “viajar es marcharse de casa, es dejar los amigos, es intentar volar, volar conociendo otras ramas, recorriendo caminos, es intentar cambiar…” y tenía razón. 

Conocer cada rincón de la República mexicana a través de mis múltiples viajes no sólo me ha convertido en un mejor investigador y me ha dado la oportunidad de poder narrarles historias como esta. También me ha convertido en una mejor persona y en un mexicano orgulloso de las tradiciones, leyendas y ritos de la tierra en la que nací. Ojalá pronto podamos volver, de manera segura, a emprender viajes que nos hagan seguir enamorándonos día a día del misterio que nos rodea.

 

TUS COMENTARIOS