La ufología de los nuevos veinte

La ufología de los nuevos veinte
Científicos de la NASA consideran que por fin se encontrará evidencia de vida más allá de nuestra frontera terrestre
Yohanan Díaz Vargas
05/01/2020 - 10:37

Desde su nacimiento en 1947, la ufología, esto es, el estudio de los objetos voladores no identificados, se ha convertido en un reto importante para la sociedad de nuestro tiempo. Prueba de ello es toda la polémica generada durante el 2019 en Estados Unidos, país que no dudó, a través de un portavoz de la Marina, en reconocer que sigue investigando la cuestión. 

En el escenario actual de la ufología, no solo tenemos que tener en cuenta los factores gubernamentales y las antiguas polémicas sobre bases secretas e información clasificada. Ahora, empresas privadas que pretenden llegar al espacio utilizando información de Ovnis privilegiada, se han convertido en un actor importante en nuestros temas. 

De hecho, la Academia de las Estrellas de Tom DeLonge, por ejemplo, es una institución privada que trabaja con los militares estadounidenses en el estudio de restos de supuestos objetos voladores anómalos estrellados. 

En un tiempo en el que los contactados, las personas que dicen estar en comunicación con entidades ajenas a nuestro planeta, hablan del cambio individual, de contacto hacia el interior de uno mismo, de evolución, no podemos olvidar de las evidencias físicas del fenómeno Ovni

Si bien esta temática provoca, a menudo, una apertura de conciencia en el testigo y ha producido, a lo largo de la historia, una influencia notable en la espiritualidad del ser humano, en los últimos meses, las piezas asociadas a los Ovnis han cobrado una gran importancia; especialmente a raíz de que se hiciera público que uno de los restos recuperados del supuesto objeto volador estrellado en Ubatuba, Brasil, en 1957, que se conserva en el Museo Ovni de Silvia Pérez Simondini en Victoria, Argentina, fue analizado por el prestigioso ufólogo Jacques Vallée, quien determinó que el objeto contenía isótopos de magnesio no pertenecientes al planeta Tierra. 

Esto indica que, uno de los nuevos retos de la ufología es estudiar todas las evidencias físicas del fenómeno a la luz de los nuevos conocimientos científicos de nuestro siglo. Precisamente, esos avances tecnológicos de nuestro tiempo requieren que los investigadores de este fenómeno estén en constante formación y estudio para afrontar la nueva realidad que hoy día ocupa nuestros cielos. 

Tampoco podemos olvidar de los drones, de las aeronaves militares de última generación o los globos de Google, que el pasado primero de enero provocaron mucha confusión a su paso por Morelia, en Michoacán. 

La ufología de los nuevos años veinte requiere investigadores con conocimientos espirituales pero también científicos y tecnológicos que ayuden a clarificar mejor la nueva realidad de nuestros cielos, teniendo en cuenta que los celulares de última generación ayudan a que cada vez se capturen mejores fotografías en imágenes de estos misteriosos objetos voladores. 

Igualmente, según científicos de la agencia espacial estadounidense NASA como Ellen Stofan o Thomas Zurbuchen, los años veinte del siglo XXI serán el instante histórico en el que se encuentre, por fin, evidencia de vida más allá de nuestras fronteras terrestres, pues son muchos los proyectos de exploración espacial y planetaria que hay puestos en marcha con el objetivo de verificar si estamos solos o no en el universo. 

TUS COMENTARIOS