La misteriosa Virgen del Coro

misterio virgen guadalupe enigmas
La Virgen española tiene un gran parecido con la Morenita del Tepeyac, incluso se llegó a decir que la Patrona de México era su copia
Yohanan Díaz Vargas
08/12/2019 - 10:46

 

Este domingo se celebra el día de la Inmaculada Concepción, dogma de la Iglesia que sostiene que la Virgen estuvo libre de pecado original desde el momento mismo de su concepción. En una jornada como esta, recuerdo una misteriosa representación de la Inmaculada Concepción que conocí en España. Se trata de la llamada Virgen del Coro del Monasterio de Guadalupe, en Extremadura.

Hablamos de una Virgen de la Concepción que preside el coro del santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, en España, desde el año 1499.

No se conoce con seguridad al autor de la talla, pero los expertos la atribuyen a un tal Guillemín de Dante, escultor que trabajó en ese enclave a finales del siglo XV, o al artista Egas Cueman, quien también trabajó en dicho monasterio. El caso es que si uno observa la Virgen del Coro, se da cuenta de que guarda un gran parecido con la imagen de nuestra patrona de México, la Virgen de Guadalupe impresa en la tilma de San Juan Diego.

En el documento escrito que se conserva de uno de los monjes del monasterio español de Guadalupe, fray Francisco de San José, dice lo siguiente:

“Piensa que solo tiene la mexicana el título de Guadalupe, porque es de diversa hechura; y aunque le basta el nombre para ser muy milagrosa, quiso la madre de Dios sacase de este santuario en todo la semejanza: la estatura, el talle, la forma, color y adornos; pues enfrente de la antiquísima Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe hay en el coro otra de talla, que se colocó en un arco, que vuela sobre la silla del prior, siéndolo de este monasterio el Rmo. P. de Vidania, año 1499, treinta y dos antes de aparecerse la de México”.

Efectivamente, la Virgen del Coro es más antigua que la aparición de la Virgen de Guadalupe de México, motivo por el que siempre se ha pensado que la de nuestro país, para los que consideran que se trata de una creación humana, es copia de esta Inmaculada Concepción española. Sin embargo, la periodista española Lourdes Gómez, en su libro ‘La Iglesia y sus enigmas’, cita unos datos presentes en el archivo del Monasterio de Guadalupe, donde se habla de unas reformas que tuvieron lugar en 1743.

En el Códice 112, Historia de Nuestra Señora de Guadalupe, se dice que la Virgen del Coro fue enviada a Salamanca para su restauración y se le añadieron elementos decorativos:

“El riquísimo estofado, propio de las imágenes góticas de la época, que en la nuestra decoraba túnica y manto, se embadurnó (esa es la frase), de azul, respetándose solo el estofado de la túnica, en las partes que deja visible el manto: y en este pintado de azul, se pusieron las 42 estrellas que antes estaban en el arco del coro derribado por Churriguera para darle la actual forma absidal”.

Este documento es crucial porque nos está indicando que algunos de los elementos que hacen que nuestra Patrona se parezca a esta Virgen española, como el manto azul y las estrellas, fueron añadidos en el siglo XVIII, por lo que no se sostiene, a la luz de dicha documentación, considerar que la Virgen de Guadalupe de México es copia de esta Virgen española más antigua, ya que cuando tuvo lugar la aparición de nuestra Patrona, la Virgen del Coro no contaba con estas característica.

Este dato, prácticamente desconocido en América y explicado por la periodista en su libro, de Editorial Luciérnaga, es fundamental para descartar un mito sumamente extendido y añade más misterio al acontecimiento mariano más importante de la historia de nuestro país.

 

TUS COMENTARIOS