Fantasmas, un hecho real

Al día 27/10/2018 15:23 Yohanan Díaz Vargas Actualizada 15:23
 

Espíritus, entidades fantasmales o seres del más allá, como nosotros deseemos decirles a esas apariciones que nos dejan la piel chinita y en ocasiones nos provocan diversas reacciones que no podemos controlar, cuando se posan frente a nosotros, la primera reacción que tenemos es miedo y en ocasiones más de uno se desmaya por lo que acaba de ver, sentir o escuchar. 

Al menos en México tenemos referencia en el Códice Florentino, Libro V, capítulo XIII de la aparición de un fantasma por las noches, que era una especie de difunto amortajado que escuchaban gemir y quejarse, lo que provocaba, desde luego, el miedo entre los testigos. A pesar de que el ser humano ha tenido una relación estrecha con este tipo de hechos, a la fecha les seguimos teniendo miedo.

RESUCITADOS. En entrevista, el investigador y escritor español, Juan José Benítez, al cuestionarlo sobre los “resucitados” como él llama a estas entidades, que a modo de fantasmas regresan del más allá para darnos algún mensaje de paz, amor, esperanza o decirnos algo en especial sobre alguna cuenta bancaria u otra preocupación que ese ser tenga y con esto, poder descansar en paz.

Los resucitados “son personas muertas que, según los testimonios, se presentan frente a amigos o familiares, les dicen algo o nada, simplemente sonríen, están ahí o se dejan ver. En casos más complejos salvan la vida de los testigos, le transfieren información sobre cuentas bancarias, dinero que no conocen los familiares, pero siempre hay una razón, un motivo”, por el que regresan del más allá.

(Foto: Archivo El Gráfico)

SE SIENTE FRÍO. En muchos casos, los testigos notan un descenso de la temperatura e incluso se habla de cinco grados bajo cero o más y que esa sensación de frío desaparece cuando se marcha el resucitado. He preguntado a los científicos qué explicación se le podría dar y la única respuesta medio coherente es que esa materialización exige una absorción de calor, con lo cual ellos se materializan y obviamente produciría frío, dice. 

Lo más interesante es que existen numerosos testimonios de personas que no se conocen entre sí en diversas partes del mundo que tienen un mismo relato, pareciera que son las mismas características, “un frío muy extraño que se mete hasta los huesos y que congela partes del cuerpo”.

SON HOLOGRAMAS. Hay ciertas características que los propios testigos nos han proporcionado y nos ayudan a entender que los resucitados “emanan luz como si tuvieran bombillas dentro de su cuerpo, una transparencia en su cuerpo, es decir, se ven los muebles atrás del resucitado y una gran sensación de felicidad, tanto en el personaje como en el entorno, la gente que lo ve queda completamente satisfecha. Son más altos de lo normal, se desplazan sin mover las rodillas, es como si corrieran por un carril sin moverse, lo que me ha llevado a pensar que se podría tratar de hologramas. “Quizá en el otro lado habrá un departamento de apariciones, no necesariamente el muerto se va a presentar ante el familiar”, señala.

Los duendes de Foco Tonal

El pasado fin de semana, 20 y 21 de octubre, un grupo de personas se dieron cita en el Foco Tonal, localizado en el municipio de Poncitlán, estado de Jalisco, para conocer de primera mano las historias de un lugar donde se refiere confluyen las energías del universo con las de la Tierra para crear un vórtice energético que da beneficios para quienes acuden en su búsqueda. 

Eran las 02:20 de la mañana, el grupo se disponía a dormir, después de una conferencia sobre la realidad Ovni en esa zona del país, cuando entre las casas de campaña, ubicados a unos 30 metros de la zona centro de Foco Tonal, se comenzaron a ver pequeños destellos, como si alguien estuviera tomando fotografías.

(Foto: Archivo El Gráfico)

Era una madrugada lluviosa, fría y lo más curioso es que los visitantes no escuchaban ruido de pisadas de alguien que estuviera a un lado de sus casas, no sintieron miedo, pero sí sorpresa, aunque ninguno de los asistentes se asomó para verificar quién era, ya que la lluvia era intensa. 

Acto seguido se comenzaron a escuchar a unos metros del campamento unas risas de dos menores de edad, era sorprendente escucharlas, ya que denotaban una gran felicidad, que se desplazaban de un lugar a otro, como si estuvieran jugando, sin embargo, esa madrugada, al interior de las instalaciones del Foco no había niños, los últimos menores vistos se habían ido cerca de las 15:00 horas con sus familiares.

Cientos de testimonios nos dicen que desde que se dio a conocer este lugar energético se habla de duendes juguetones que estarían muy gustosos de que las personas los visitaran. Lo que vivió este pequeño grupo quedará muy grabado en sus recuerdos, ya que, al parecer, estuvieron en contacto directo con la otra realidad, la del mundo de los duendes.

(Foto: Archivo El Gráfico)

Comentarios