El templo solar que emergió del agua

OVNIS, enigmas, columna, Yohanan Díaz
Conocedores buscan que el dolmen religioso sea llevado a otro lugar para evitar nuevas inundaciones
Yohanan Díaz Vargas
01/09/2019 - 09:01

Muchos medios de comunicación a nivel mundial están hablando de este enclave, pero, en realidad, pocos han estado allí. Aprovechando mi estancia en España, fui a la provincia de Cáceres, y visitar el templo prehistórico que ha emergido de las aguas. 

Después de una caminata de más de cuatro kilómetros, conseguí alcanzar la orilla del embalse de Valdecañas, donde se ha producido este hecho insólito. Fue en 1965 cuando comenzó la construcción de este pantano, que inundó muchas zonas cercanas que, hasta ese momento, jamás habían estado sumergidas. Esta obra de ingeniería dejó bajo el agua pueblos, casas y un impresionante dolmen compuesto por más de 140 piedras, que data entre los cuatro y cinco mil años de antigüedad. 

Durante los últimos 54 años, esta edificación megalítica ha estado sumergida; según lugareños, sólo en época de sequía podía verse una pequeña parte de la zona superior de las piedras, pero nunca completo. 

AL AIRE LIBRE

Ahora, el dolmen está en la superficie, debido a que se han abierto las compuertas del pantano para enviar agua hacia Portugal, lo que va a permitir que, al menos durante un mes, este espectacular monumento prehistórico pueda ser contemplado al aire libre.

Algunos colectivos locales, como la Asociación Raíces de Peraleda, en Peraleda de la Mata, Cáceres ha pedido al gobierno de Extremadura, en el que se ubica el dolmen, que aprovechen estas semanas para trasladar el monumento a otro punto y que no vuelva a inundarse. Al parecer, los políticos locales han iniciado conversaciones con España. El dolmen es una construcción prehistórica que se utilizaba como lugar de enterramiento, pues en las excavaciones que el alemán Hugo Obermaier llevó a cabo entre 1925 y 1927, se hallaron algunos cuerpos .

En época romana, sus piedras fueron levantadas porque pensaban que en su interior había un tesoro, y aunque no encontraron nada, sí que había un tesoro en este dolmen, pero el secreto no se ha dado a conocer, hasta ahora. 

El investigador Ángel Castaño se ha percatado de que la piedra central que preside la entrada a este edificio religioso contiene unos extraños grabados. Una línea serpenteante que recorre toda la piedra y unos orificios repartidos por toda su superficie. 

SERPIENTE

Los orificios se denominan cazoletas y podrían estar representando algunas constelaciones, pero el secreto más importante se oculta en esa línea con curvas.

Al principio, pensaban que se trataba de la representación de una serpiente, animal que aparece grabado en otros dólmenes y que servía como elemento protector del lugar. Sin embargo, Castaño vio que esa línea no es una serpiente, sino el curso del río Tajo, junto al que está construido este dolmen, denominado Dolmen de Guadalperal.

Si nos fijamos en esa línea, nos damos cuenta que tiene las mismas curvas, los mismos accidentes geográficos que dibuja en el terreno este río, por lo que estaríamos hablando de uno de los mapas más antiguos de la humanidad.

TUS COMENTARIOS