El misterio de los ensotanados

El misterio de los ensotanados
En España se han registrado encuentros con estos seres de entre dos o tres metros de altura, vistiendo una sotana larga
Yohanan Díaz Vargas
25/10/2020 - 13:37

Estamos en una época proclive a las apariciones paranormales, sobre todo cuando se acerca el Día de Muertos. 

Diversos expertos dentro del campo de la parapsicología consideran que en los momentos de ruptura, es cuando se producen cambios de estación o cuando se pasa del día a la noche, es cuando más se dan encuentros de tipo paranormal. 

Por ejemplo, se han producido muchos encuentros con los llamados “ensotanados”. Seres de entre dos, tres metros de altura, vistiendo una especie de sotana larga y oscura, caminando lento y a menudo, con las extremidades inferiores y el rostro sin definir, translúcido. 

Aunque parezca increíble, se han registrado estas apariciones en diversos lugares del mundo, y uno de los puntos donde más casos hay registrados es en la región de Extremadura, en el sur de España. 

La periodista local Lourdes Gómez comenta que uno de los avistamientos de ensotanados había tenido lugar en la puerta de un cementerio. 

“Es destacable el hecho de que esté protagonizado por niños. Ellos suelen vivir este tipo de sucesos porque, según los expertos, son más permeables a esta clase de experiencias. Diversos estudiosos afirman que, hasta los 7 años, los menores no están contaminados por la lógica de los adultos y su mente está mucho más abierta a encontrarse con lo desconocido”, afirma Lourdes Gómez. 

El testigo de esta aparición, Roberto, tenía 10 años cuando sucedió. Acompañó al cementerio de la localidad, Caminomorisco, a un amigo que quería rezar por un familiar fallecido. 

Al salir, después de haber estado rezando, se dieron cuenta de que habían dejado la puerta abierta y volvieron sobre sus pasos para cerrarla. 

“Y al darse la vuelta vieron una figura muy alta, como a un hombre vestido de oscuro”, asegura la periodista. 

Estaba de espaldas, frente a la puerta del cementerio y era inusualmente alto, de más de dos metros de altura. En la mano derecha tenía como una especie de pelota o de objeto redondo. 

Aquella figura parecía vestir, según explicaron los testigos, una especie de sotana, si bien en ningún momento pensaron en el sacerdote del pueblo porque en esos instantes, precisamente, estaba celebrándose misa. “De repente, el ensotanado agarró la puerta que ellos habían dejado abierta, y la cerró, de un gusto muy fuerte. Se asustaron tanto que comenzaron a correr para alejarse de aquel lugar lo más rápido posible”, en palabras de Lourdes. 

Otro caso impactante fue el del denominado “Duende tiznao”, que al parecer se dejó ver por poblaciones de esta misma zona de España a comienzos del siglo XX. 

Y hablando de extraños personajes, también sobrevive la creencia de la “Genti de Muerti”, unos jinetes que se han presentado algunas veces en la comarca, según los informantes.

 

TUS COMENTARIOS