El fondo del meollo

El control sobre el árbitro de la final

Sale al campo del BBVA con todos los asistentes, se hace notar y protagoniza el previo del partido. Habla por teléfono, hasta se da tiempo de reclamarle a un periodista; manotea, porque le molestó que Luis Castillo —en su columna en el diario ‘Récord’— haya publicado lo que gana un árbitro.

Luis Enrique Santander es la muestra más palpable de la crisis del arbitraje mexicano. Más preocupado por ser el centro de atención. Las decisiones tomadas son correctas, pero hay una en especial que muestra la cobardía para estar en medio de una final como el juez principal.

Urge quimioterapia al futbol mexicano

Hoy más que en nunca se debería marcar la historia del futbol mexicano con la toma de decisiones ejecutivas, de poderío desde las oficinas para otorgar justicia y certidumbre ante el cáncer en que se ha convertido el Veracruz, para la Liga MX.

Se necesita que ataquen esa enfermedad con quimioterapia, que acabe de una vez por todas con estas células malignas que infectan y llevan al despeñadero al futbolista y a la imagen de la Liga MX. 

Páginas