legado de violencia y escándalo

Sangre Chicana se despide de los cuadriláteros luego de tres décadas de trayectoria

La banda dorada cruzando su máscara escarlata parece un recuerdo lejano, pero de alguna forma siempre estuvo ligada a su andar sobre en los encordados de paga

sangre chicana 30 años cuadriláteros se despide
Archivo: El Gráfico
Deportes 08/09/2019 20:35 Gabriel Cruz Actualizada 20:35
 

La historia de Sangre Chicana en los cuadriláteros terminó con su rostro bañado en sangre, una derrota, su cabellera sobre el enlonado y la arena coreando su nombre de batalla.

Así de ambivalente fue la carrera del llamado ‘Pocho Maldito’, quien pese a encarar su destino con la temprana caída de su incógnita, alcanzó la fama y prestigio suficientes para ser recordado como uno de los mejores rudos en la historia del pancracio mexicano.

La banda dorada cruzando su máscara escarlata parece un recuerdo lejano, pero de alguna forma siempre estuvo ligada a su andar sobre en los encordados de paga. Fishman se adueñó de ella en el famoso triangular que impactó la Arena México en 1977, con el Cobarde como tercer protagonista.

Cuarenta y dos años más tarde, el réferi se negaba a aceptarlo, rompiendo las reglas, le preguntó varias veces pero el destino ya estaba echado, Chicana no soportó más el castigo y selló su carrera en el centro del ring con una rendición.

Un aficionado saltó al enlonado y ofreció su cabellera en lugar de la del veterano, pero éste no traicionó su palabra. “Lo agradezco, pero antes que nada hay que ser profesionales. Gracias a todos los que hicieron posible esta función”.

Muchos años después de la primera vez que se midieron con la greñas en juego, el Satánico fue el verdugo en su noche de retiro, en la Arena Cuatro Caminos de Nuevo Laredo. “Es para mí un honor que me haya retado cabellera contra cabellera y acepté de inmediato. Me rapó en una ocasión con un botellazo, la segunda empatamos, ahora le devuelvo la moneda, en el centro del ring, ante su gente y con mi respeto. Ojalá hubiera más luchadores como él”.

Andrés Durán Reyes debutó en la lucha libre en julio de 1973, con el personaje de Lemus. Un año más tarde cambió su nombre a Sangre Chicana, pero mantuvo la máscara con la banda de oro. Sin la tapa, ostentó campeonatos nacionales y mundiales; máscaras y cabelleras.

Comentarios