Lucha Libre

Negro Casas y Dallys dejan a un lado las rudezas para salir adelante durante el Covid-19

Negro Casas y Dallys dejan a un lado las rudezas para salir adelante durante el Covid-19
El reto durante la contingencia no admite maldades
Gabriel Cruz
02/07/2020 - 17:41

El Negro Casas y Dallys han hecho su vida alrededor de la lucha libre. Él ya era gladiador cuando decidieron ser pareja, el destino encaminó a la panameña por el mismo rumbo muchos años después.

Ahora, en plena madurez personal y profesional, enfrentan un reto distinto lejos de los cuadriláteros: el de la pandemia y la falta de trabajo en el ring.

Acostumbrados a la rudeza y a rendir a sus contrincantes con base en su preparación, el reto durante la contingencia no admite maldades, pero lo enfrentan con valor y aliados a la experiencia ganada al paso de los años.

“El mexicano es un luchador nato y es un orgullo ser un ejemplo para seguir adelante”, advierte Casas. “Es un rival duro (la pandemia) al que quiero acabar, y vamos a enfrentarlo con inteligencia, sin miedo. No atrabancarse, con la sana distancia, cuidándonos. La experiencia que tenemos nos hace un poco más fríos, sí lo veo como una amenaza pero tenemos que hacerle frente a la situación y exhortar a la afición y a los veteranos a cuidarnos”.

SIN BAJAR LA GUARDIA

La situación no admite relajarse, y aunque ha pasado mucho tiempo, sabe que la paciencia es necesaria. “Es la primera vez (que paramos) y lo es para todo el mundo. Afortunadamente nos hemos sabido manejar desde hace muchos años, por eso es que nos hemos entendido bien Dallys y yo. Siento que para esa son las relaciones, somos una pareja que tenemos muchos choques pero eso nos hace estar juntos”.

En Dallys, su esposa, encuentra la fortaleza que a veces le falta. “Es una luchadora y una persona más fuerte que el Negro Casas. La he apoyado pero el mérito es totalmente de ella y su enorme esfuerzo”.

Y más allá de las palabras, Dallys lo demuestra con hechos. “No tenemos los mismos ingresos (que cuando luchan) pero hemos trabajado muchos años, esta es una experiencia que nos enseña a valorar y a no tirar el dinero cuando lo tenemos. No estamos solos y no tenemos miedo, estamos acostumbrados a trabajar y a salir adelante. Es una sacudida y no queda otra más que esperar para regresar a trabajar en la lucha libre”.

 

 

TUS COMENTARIOS