Futbol mexicano

Mateus Uribe y Edson Álvarez pueden irse de Club América al terminar el torneo

Mateus Uribe Edson Álvarez psv eindhoven boca juniors america
Los futbolistas están en la mira de Boca Juniors y PSV Eindhoven, así que las Águilas sufrirán para retenerlos
Redacción
26/04/2019 - 10:19

Las cosas no están para aventar confeti en el nido y encima quieren desplumar a las Águilas. A fin de temporada, todo indica, el América perderá a varios de sus futbolistas. Primero, el PSV Eindhoven va por Edson Álvarez. Y además, Boca Juniors está tentando a Mateus Uribe.

A ello hay que agregarle que el francés Jéremy Ménez se irá, pase lo que pase, porque trae un pleito de antología con el entrenador Miguel Herrera. 

En efecto, el PSV Eindhoven va por otro mexicano: Edson Álvarez. El mediocampista del América es el próximo objetivo del club holandés, que tendría que mover sus fichas para comprar al seleccionado nacional. 

Según el diario 'De Telegraaf', los Granjeros, que pasan por un mal momento financiero, tienen que vender a Daniel Schwaab y, en la búsqueda de un sucesor, ya habrían contactado al club y al mexicano para firmarlo.

Diversos rumores han saltado sobre Edson y una posible llegada al viejo continente. El propio Gerardo Martino, entrenador del Tri, lo etiquetó como la siguiente pieza del combinado para emigrar a otro futbol de mayor nivel.

El tricolor, de 21 años de edad y experiencia en una Copa del Mundo (Rusia 2018), estaría valuado en 8.5 millones de dólares, de acuerdo con el portal Transfermarkt. 

En lo que respecta a Mateus Uribe, trascendió en la prensa argentina que el Boca Juniors lo anda merodeando. La intención del club argentino es 'calentarle' la cabeza para que el colombiano presione a la directiva con la cantaleta de que necesita más reflectores que los que tiene desde México.

Esa estrategia ya le funcionó al club xeneize en el caso de Iván Marcone, a quien le prometieron que desde sus filas sería más fácil que lo llamaran a la selección de Argentina en una próxima convocatoria.

Así que Marcone le lloró a la directiva de Cruz Azul y no quedó de otra que venderlo.

Desde luego que la cúpula azulcrema no dará a torcer su brazo tan fácil y querrá que le paguen la cláusula de rescición del colombiano. Al tiempo. Pero de que quieren desplumar a las Águilas, eso es seguro.

 

TUS COMENTARIOS