Apertura 2018

Las Águilas se deprimen tras humillantes derrotas en la Jornada 6

Con depresión tras dos partidos sin ganar, América puede hundirse más si mañana pierde contra los Pumas

(Foto: Archivo El Gráfico)
Deportes 24/08/2018 13:36 Redacción Actualizada 13:40
 

Por Dante Guerra

Las Águilas no están bien. Matheus Uribe hace coraje cuando lo sacan de cambio. El Piojo Herrera se para de la conferencia de prensa y huye. Parece que el América está deprimido. Dos partidos sin ganar parece que lo bajonearon. Aún no se puede hablar de crisis, pero si este sábado no le ganan a Pumas se encenderán las alarmas.

Bipolares hasta ahora, porque hace tres semanas se sentían orgullosas en el tercer lugar de la tabla y ahora están en la quinta plaza, los azulcremas parecían una aplanadora. Metían de a tres goles por victoria.

Pero en la jornada seis apenas lograron igualar 1-1 con el Querétaro. Y este miércoles, en la sexta fecha, fueron humillados 2-0 en casa del León. Así que apenas suman un gol y un punto. Magra cosecha en dos fechas.

Así que mañana es un día clave. Porque en caso de perder en su casa y frente a los odiados Pumas, ya se puede hablar de una depresión severa: un punto de 9 posibles, en ocho días, es para entrar en pánico.

De hecho, ya se nota la ansiedad al interior del club americanista. Tras el empate con Gallos, el técnico Miguel Herrera culpó al arbitraje. Y apenas este miércoles, luego de caer con La Fiera, el estratega evadió a la prensa.

(Foto: Archivo El Gráfico)

Primero, Miguel Herrera llegó a la sala de prensa, se sentó y dijo “hicimos un mal partido, discúlpenme”.

Entonces se paró y salió apresurado. O en otras palabras: sólo fue a cumplir, para que la Federación no lo multara, y se marchó.

Más tarde, antes de subir al autóbus, sólo respondió una pregunta con un escueto "Estaba muy caliente como para decir pendejadas". Y abordó el transporte azulcrema.

Otro caso fue el de Matheus Uribe, quien hizo un berrinchazo cuando salió de cambio: aventó las espinilleras y luego, tras el silbatazo final, no se fue al vestidor con el resto del equipo. Se quedó en la banca, solitario.

Hay que recordar que Metheus fue uno de los goleadores del América la tenporada anterior, con 5 tantos. Y en el Apertura 2018 sólo lleva uno.

Otro caso es el de Oribe Peralta, que sigue decaído. En el Clausura 2018 sólo pudo marcar tres tantos. Aunque ahora lleva dos, le está costando mucho mantener fresca la pólvora.

Así pues, este América ya empezó con bipolaridades. Habrá que ver si Pumas es un antidepresivo o un motivo más para que las Águilas empiecen a caer en la tabla y en sus aspiraciones.

(Foto: Archivo El Gráfico)

Comentarios