Boxeo

Irving "Gato" González, luce en el boxeo a pesar del Covid-19

El
El ‘Gato’ González debutó profesionalmente el mismo día que sepultó a su abuelo, la persona con la que compartió el sueño de ser púgil, y a quien le dedica cada batalla sobre el ring
luis.rodriguez
29/11/2020 - 18:09

Irving el ‘Gato’ González, ha probado muchos escenarios en la vida, lo mismo fue bombero, que salvavidas en Oaxaca. Practicó atletismo y le dio batalla a los kenianos. Pero nada lo atrapó tanto como el boxeo, en el que ya es profesional.

Un sueño cumplido en febrero pasado, que estuvo a punto de frustrase cuando tres días antes de su debut, su abuelo, quien siempre quiso verlo triunfar en los encordados, perdió la vida. Fue tal el dolor, que intentó ‘tirar la toalla’, pero su entrenador, Enrique Romero, lo convenció para presentarse a pelear.

El mismo día que despidió a su abuelo, se estrenó con un nocaut en el segundo asalto. Su momento de gloria estuvo acompañado por lágrimas de tristeza, y con una dedicatoria especial hacia el cielo.

Pese a que  la pandemia detuvo su andar en el ring, agazapado en el gimnasio Carlos Zárate, ubicado en el municipio de Tultitlán, en el Estado de México, el ‘Gato’ no bajó la guardia, y continuó con su preparación, hasta que una luz en el camino abrió la posibilidad de volver a pelear hace unos días, en el Auditorio de Teyahualco, en Tultepec, Estado de México.

No era un reto sencillo, para un novato sin mucha actividad reciente. “No poder entrenar con otras personas me afectó en el desarrollo de la preparación, pero me mantuve en forma gracias a que tengo un gimnasio de entrenamiento funcional y crossfit”, comparte González. “Muchos compañeros se vieron afectados psicológicamente y físicamente, pero yo creo que nunca es tarde y podemos seguir avanzando”.

Admirador del estilo de Gennady Golovkin, Irving llegó a pensar que el 2020 ya no iba a volver a subirse al ring, pero nunca bajó los brazos, ya que su objetivo es claro: seguir sobresaliendo en este deporte.

Así llegó la fecha de su regreso. Acompañado por sus padres, pareja, y otros familiares, el grito de ‘Gato, Gato’’ volvió a escucharse en una función de boxeo. Su madre acepta que le hubiera gustado que su hijo perdiera para que nunca más volviera a subirse a un ring a recibir golpes. Pero las ganas de su hijo fueron más grandes, y esta vez le tomó cuatro rounds dedicarle un nuevo triunfo a su querido abuelo.

 

TUS COMENTARIOS