Impone su ley

Francisco Zagal, el basquetbolista que dejó todo para convertirse en réferi de boxeo

Francisco Zagal, el basquetbolista que dejó todo para convertirse en réferi de boxeo
A partir de ese momento, comenzó lo que, hasta la fecha, representa uno de los retos más importantes de su vida
Jorge Arturo Sánchez
24/02/2021 - 23:03

Por azares del destino, el exboxeador y árbitro de basquetbol del estado de Morelos, Francisco García Zagal, se convirtió en uno de los réferis más influyentes del boxeo amateur y profesional en la localidad.

En alguna ocasión, hace seis años, García acudió a una de las funciones de boxeo amateur de la ciudad de Cuernavaca, para presenciar y recordar sus años mozos en el pugilismo de aficionados.

En esta función, el réferi en turno no llegó, por lo tanto, el promotor, otro exboxeador como Saúl ‘Chocolate’ Hernández, le pidió a García Zagal, que lo apoyara y se subiera al ring a cumplir la función de máxima autoridad en el cuadrilátero.

“Gustoso, acepté, luego el presidente de la Asociación de Boxeo, Saúl Hernández, junto con el entonces comisionado de Box y Lucha Libre de Cuernavaca, Santiago Peralta, me propusieron seguir y me invitaron a capacitarme como juez y réferi, en la Federación Mexicana y así nació esta actividad o profesión, estudiando, aplicando el reglamento y recordando mis mejores momentos como pugilista”, recuerda.

A partir de ese momento, comenzó lo que, hasta la fecha, representa uno de los retos más importantes de su vida, “ya no únicamente por la importante labor a desarrollar en un combate, sino porque en muchas ocasiones, hasta la vida de los competidores está en nuestras manos y va de por medio”.

SIEMPRE AL TIRO

En la actualidad, la capacitación permanente en un deporte de apreciación es fundamental. “Debemos incluso, conocer a los contendientes, en sus estilos, su comportamiento, su disciplina, datos y estadísticas que nos permitan también entender a la persona, porque una buena o mala decisión es determinante”.A pesar de que esta importante labor no es considerada de alto riesgo, durante los seis años de experiencia adquirida, ha recibido golpes al momento de intervenir, ya sea para detener el combate o en su afán de evitar un golpe mortífero en la humanidad del contrincante.

“Es parte del riesgo que llevamos todos los que realizamos esta labor. Sí me han tocado golpes, pero en la misma adrenalina y el afán de intervenir, muchas veces no los sentimos, no nos acordamos o pasan muy rápido; aquí, lo importante es contener a una persona, por demás sobrepasada por su preparación física y su objetivo de vencer al oponente”.

LA FAMILIA, UN PILAR

Sin duda, quien lo motiva a seguir con esta y otras actividades relacionadas al deporte y la docencia es su familia, la cual también lo apoya e impulsa a seguir con sus metas y cumplir una carrera profesional. “Claro, mi familia, esposa, hijos, todos son el motor más importante para seguir adelante. En muchas ocasiones, cuando las condiciones lo permiten, ellos me acompañan, a pesar de que, en otras muchas ocasiones, es preferible que esperen en casa”.

Ha sufrido agresiones físicas y verbales como árbitro de basquetbol y también como réferi, por diversos motivos o circunstancias, “pero al final, aplicamos el reglamento y somos lo más justos posible, bajo cualquier circunstancia. Incluso, cuando hemos tenido la oportunidad de llevar a buen puerto encuentros de corte internacional, con boxeadores mexicanos en contra de pugilistas extranjeros, pero sin que nos gane el sentimiento, no podemos inclinamos a ningún lado”.

 

 

TUS COMENTARIOS