TODO TIENE UN FINAL

El Kemonito ya planea su retiro de la lucha libre, golpes y cansancio lo hacen reflexionar

El Kemonito ya planea su retiro de la lucha libre, golpes y cansancio lo hacen reflexionar
Han sido muchos años de trajín y de enfrentar imponderables para el famoso personaje
Gabriel Cruz
08/07/2020 - 23:01

A casi 18 años de aparecer por primera vez en un ring de lucha libre profesional, los golpes y el cansancio han puesto a reflexionar al famoso Kemonito acerca de la posibilidad de su retiro de los encordados. Una cita con el destino que se cumpliría máximo en dos años.

"No creo aguantar más, un año o dos a lo mucho, porque el tiempo, los golpes y la edad cobran factura. No lo tengo decidido, pero lo he pensado. No quiero un homenaje, solamente una función en la la que pueda participar", compartió el simpático personaje.

La pregunta obligada es saber qué pasará en el futuro con el nombre del personaje que ha hecho famoso: "Tal vez algún hijo lo retomara, pero solo como presentación, más no para tomar parte de la lucha, porque yo sé lo que se sufre y lo dura que es la lucha libre".

Han sido muchos años de trajín y de enfrentar imponderables, pero no duda en señalar a Francisco Alonso Lutteroth (promotor del CMLL) como el "culpable" de su nacimiento, a quien siente que no defraudó con su trabajo.

"Nos tomaron en cuenta porque era algo que no se veía. En lo personal, significa algo que he logrado con mi trabajo y demuestra que no importa el tamaño ni el color, sino el esfuerzo que haces para lograrlo".

Hablando de su andar sobre los enlonados, reconoce que no ha sido sencillo y se ha ganado rivales debido al cariño que los aficionados le dan. "A los golpes uno se acostumbra, a recibirlos, y a veces hacen falta. Los más duros han sido las patadas del Guerrero y el martinete del Vampiro. Muchos pensarían que me siento más cómodo con gente como el Rayo de Jalisco por su tamaño, pero me siento cómodo con todos, porque de cada uno aprendo. Todos para mi son iguales, hay que adaptarse, si no lo hace uno, se queda parado".

Aunque tiene más amigos que enemigos en el pancracio de paga. "Si del público recibo lo mejor, que los compañeros lo hagan es muy bonito, tengo una familia muy grande en la lucha libre. Los accidentes pasan, aquella patada del Guerrero fue algo que pasó y fue significativo en mi trayectoria, no pasó a mayores y me enseñó a cuidarme mejor para que no me agarren dormido. Sé que no soy 'monedita de oro' y hay que convivir con todos".

Pese a que el adiós parece cerca, hay retos que aún lo ilusionan. "Aceptaría jugarme la máscara si alguno de mis compañeros, Atlantis, por ejemplo, me lo propusieran, aunque depende también de la empresa. La función de celebración del Kemonito sigue en pie. Me gustaría participar en esa lucha y que el pastel se reparta para todos los aficionados que asistan al evento".

 

TUS COMENTARIOS