Futbol Mexicano

Colibrís de Morelos marcaron un momento imborrable en el futbol del estado

Colibrís de Morelos marcaron un momento imborrable en el futbol del estado
La escuadra dejó una profunda e inolvidable huella en la mente y el deseo de miles de aficionados
Jorge Arturo Sánchez
27/05/2020 - 23:06

En plena época de la desaparición de la Liga de Ascenso, y con ello, la posibilidad de contar con futbol de Primer División en Morelos, vale la pena recordar al último equipo local que jugó en esa categoría: Los Colibríes de Morelos.

Se trata de una escuadra que dejó una profunda e inolvidable huella en la mente y el deseo de miles de aficionados, deseosos de volver a tener una plaza de primera.

Una de las peculiaridades del torneo Clausura 2003, fue el surgimiento del equipo de los Colibríes, el pintoresco club de Cuernavaca, Morelos, que apenas se mantuvo seis meses en el circuito.

Sin embargo, la historia de los Colibríes, nació en el año 2002, cuando los Cajeteros del Atlético Celaya, decidió vender la franquicia al ‘Capi’ Jorge Rodríguez Marie, propietario de la empresa aerolíneas internacionales, con operación en el aeropuerto Mariano Matamoros de Xochitepec.

Por diversas circunstancias, el estadio Centenario de Cuernavaca, que fue la tercera plaza con futbol de Primera División (sumando la de Cuautla, Zacatepec y el Marte de Morelos) no recibió el permiso ni aval para albergar a los Colibríes, por lo que su sede se trasladó hasta el monumental Mariano Matamoros, el cual contaba con una tribuna general al centro, dos cabeceras y un río, quizás una de las sedes más raquíticas para presenciar un encuentro de futbol, pero eso quedó de lado, ante la pasión de los aficionados.

Desde el momento en el cual se oficializó el traslado y el debut oficial para una plaza en Morelos, la euforia y desbordada pasión, tradicionalmente conocida por los amantes al futbol en Morelos, no se hizo esperar, por lo que de inmediato, playeras, colores, banderines y el tema Colibríes, fue un ir venir de todos los días, tema obligado, incluso hasta por quienes dudaban de la llegada de una plaza al máximo circuito.

Los problemas serios y lo que presagió un drama para el club morelense, iniciaron desde la pretemporada, cuando el exguardameta, Carlos Trucco, renunció a la dirección técnica al no recibir su sueldo, y el equipo fue tomado por Sergio Rubio. 

Para sorpresa de todos, los Colibríes debutaron con el pie derecho la temporada, en la jornada uno, con un estadio repleto, desbordado hasta sus orillas, al derrotar a los Pumas, por un marcador de 3-1; en la segunda fecha derrotaron a Tecos 3-0, y tuvieron su primer tropezón ante los Tiburones Rojos del Veracruz, por la mínima diferencia, para retomar el paso triunfal sobre los Tigres, por 2-0.

EL INICIO DE LA DEBACLE

A partir de ese momento, los problemas extracancha, comenzaron a aflorar y a repercutir en el ánimo de la plantilla y de los propios aficionados, quienes no dejaban de abarrotar el Mariano Matamoros, cada 15 días, recuerda el periodista deportivo Roger Chávez. “Los jugadores se quedaron sin cobrar sus sueldos, algo pasaba al interior de la directiva, quienes aseguraron no tener recursos ni para agua del equipo, fue cuando comenzaron a extender invitaciones a empresarios locales, quienes creyeron y confiaban en el proyecto”, explica.

Parte de esas negociaciones, llegó con Zlatko Petricevic, quien pidió a cambio de su aportación económica, llegar al banquillo como estratega, gusto que le duró dos encuentros únicamente, para regresa al ‘Peque’ Rubio a dirigir, único técnico en el futbol mexicano en ser destituido dos ocasiones del mismo equipo, ya que al concluir la fecha 15, nuevamente le dieron las gracias, por los malos resultados. “Todos sabemos que los problemas del ‘Capi’ Rodríguez con los propietarios de los equipos del circuito y contra el entonces encargado del arbitraje mexicano Edgardo Codesal, que se reflejaron tarde o temprano en lo deportivo, la misión era descender y desaparecer a los Colibríes y así fue”.

Los Colibríes, llegaron a la jornada 19, con posibilidades de salvarse del descenso, necesitaban ganar o empatar con Cruz Azul, último rival del torneo regular y esperar que Jaguares de Chiapas pudiera derrotar a los Tecos. Los morelenses hicieron su parte, al empatar sin goles.

En ese momento, la euforia de los aficionados se desbordó en el estadio, pero el sonido local anunció el resultado en el Víctor Manuel Reyna, el empate con Tecos, con lo que se confirmó la sentencia de los Colibríes a descender.

Uno de los jugadores que más se recuerdan es Claudio Da Siva, ‘Claudinho’, quien gracias a su olfato goleador se ganó a la afición local, a quien era común encontrar conviviendo en algún restaurante, bar o plazas comerciales, tomándose fotos con los aficionados locales.

 ENTÉRATE

LA SEDE Debido a que el estadio Centenario de Cuernavaca, no recibió el permiso ni aval para albergar a los Colibríes, su sede se trasladó al Mariano Matamoros, de Xochitepec.

 3 EQUIPOS de Morelos, jugaron antes de los Colibríes en la Primera División de México: Cuautla, Zacatepec y Marte de Morelos.

 

 

TUS COMENTARIOS