Futbol

Antonio Rodríguez realiza ajustes a su persona tras entrar a Chivas, ya no será ‘Toñito’

En su presentación con el Guadalajara, el guardameta aseguró que llega más maduro

Antonio Rodríguez realiza ajustes a su persona tras entrar a Chivas ya no será Toñito
(Foto: Archivo El Gráfico)
Deportes 22/06/2019 09:57 Actualizada 09:57
 

Por Alejandro Jiménez

GUADALAJARA.— Para todo en la vida hay que estar bien preparado, y Antonio Rodríguez lo estaba, pero le faltó un poco para sobrellevar el éxito que había tenido, tras colgarse medallas de oro en selecciones inferiores a sus 20 años; supo levantarse gracias a su familia y a los golpes que le dio el futbol, luego de pasar un año a la sombra, calentando banca con el León y los Xolos.

Hizo un acto de reflexión, se apegó más a sus creencias, a su familia, se puso a trabajar y modificó muchas cosas, iniciando con su entorno, con otro tipo de disciplinas que al final, hoy lo tienen de regreso por la puerta grande en Chivas, ya que cuando se fue lo hizo por la de atrás y aseguró estar listo, viviendo su mejor etapa como persona para custodiar el arco de Chivas. “Cambié muchas áreas de mi persona que tenía que ajustar. Dejé de ser ‘Toñito’ para ser ‘Toño’, tenía que dejar a un lado las cosas de niño para ser las cosas de hombre, hacerme cargo de mi trabajo, hacerme cargo de mi persona y me mantuvo en pie Dios, mi familia y el trabajo. Piqué piedra hasta que la rompí, busco una nueva montaña que escalar, un nuevo reto y ahora lo tengo, estoy listo”.

Rodríguez aplaude que su familia estuviera en todo momento, como en los inicios de su carrera, porque sin ellos no hubiera superado varios obstáculos que se le han presentado y admite que el éxito cuando no se está preparado, puede afectar de muchas formas, como en su caso. 

“Imagina que a mis 20 años había tenido un campeonato en Toulon, campeonato olímpico, medalla en Panamericanos, tercer lugar en Colombia y era el arquero de Chivas. Me hubiera gustado que fuera una historia de hadas (no haberse ido de Chivas), que aquí hubiera permanecido, pero el año que no jugué en León, en Xolos, me ayudó a valorar mucho mi carrera. Lo mejor que me ha pasado, es haberme ido para madurar, tuve un crecimiento importante. Los golpes fueron necesarios y tuve sacudidas”.

Los retos son parte de la vida diaria de “Toño”, porque se propuso regresar al Guadalajara algún día y ya lo logró, para lo cual se siente preparado en todos los aspectos, porque el año que estuvo en Lobos, aprendió a manejar la presión, así que en Chivas ahora eso será más sencillo y colaborará para sacar al equipo del problema de cociente.

“Regreso en la etapa más madura que he tenido como persona, a mis 26 años. He vivido de todo en el futbol. Vengo de un año que dio un giro tremendo para mi carrera. Estoy agradecido con la gente de Lobos, viví muchas experiencias y siempre salíamos a jugar marcados como el equipo que tenía todo para descender, al final no fue así”.

Comentarios