Futbol mexicano

Estadio de Veracruz recibe vergonzoso castigo tras pelea

Tal y como se esperaba: el estadio de Veracruz recibió un castigo mínimo por los hechos de violencia

(Foto: Cortesía Twitter)

Deportes 28/02/2017 09:45 Actualizada 09:59
 

PRIMERO el negocio y después el negocio. Ese es el mensaje que el futbol mexicano manda todo el tiempo. Hoy no es la excepción: en lugar de castigar ejemplarmente al club Veracruz por los hechos violentos en su estadio, le aplican “un partido de veto”.

El argumento para validar esta sinvergüenzada de los dueños del balón es que el Veracruz “se comprometió” a una serie de acciones para evitar que se repitan los errores cometidos. Así lo explicó Enrique Bonilla, la marioneta que hace las veces de presidente de la Liga MX.

Tras muchos días de sesuda deliberación, la Liga MX y la Comisión Disciplinaria dejaron en claro que sirven para un carajo. Y que se van a esperar a que haya una verdadera tragedia para tomar medidas duras.

“Más que buscar una sanción extrema que no lleva a una corrección, queremos trabajar en el problema con todos los involucrados”, justificó Bonilla. 

“Todas las partes involucradas debemos ser autocríticas, y con esto me refiero: a la Liga, a los clubes y a las autoridades en sus tres niveles: municipal, estatal y federal”, agregó el directivo, un especialista en dorar la píldora.

Según Bonilla, “el club local (Veracruz) no implementó el operativo de seguridad necesario para atender un partido con 25 mil aficionados”.

El asunto es que aquel 17 de febrero no hubo varios muertos porque Dios es grande y no porque las autoridades o los clubes hayan reaccionado con rapidez y tino cuando se enfrentaron aficionados de Tigres y Tiburones Rojos.

Pero los discursos le quedan chulos al presidente de la Liga MX: “Lo que pasó el viernes 17 de febrero en el estadio Luis Pirata Fuente es inaceptable y no puede volver a suceder. Se trabajará para que esto no se repita”.

Ah, por cierto, también se multó al club Veracruz con la “fuerte” suma de 774 mil pesos que irán al arca de la Federación Mexicana de Futbol.

Además, se sancionó a Ricardo Ferretti, estratega de Tigres, por empujar a un policía y amenazar públicamente a los agresores de la porra felina: 164 mil varotes que deberá pagar El Tuca.

“Comprendemos que el estado era de impotencia al ver lo que sucedía en la tribuna, pero no se justifica la falta de respeto a la autoridad y a la afición del Veracruz”, dijo Eugenio Rivas, presidente de la Comisión Disciplinaria.

Con información de Dante Guerra.

Comentarios