FUTBOL INTERNACIONAL

Atlético de Madrid impone su estilo y enfriaron el Infierno

Los Diablos Rojos de Toluca celebraron su Centenario en la cancha del Nemesio Diez

(Fotos: Cortesía Twitter)
Deportes 26/07/2017 07:46 Redacción Actualizada 11:58
 

Hubo mucha expectativa por la presencia del Atlético de Madrid para la fiesta de los Diablos. Pero todo acabó en resaca endemoniada: 100 años y cero goles. El empate 0-0 en el partido del centenario no dejó satisfechos a los aficionados escarlatas.

El Atlético de Madrid presentó un cuadro serio, con titulares como el portero Oblak y los zagueros Juanfran y Filipe. Así como Koke y sus artilleros estelares que son Griezmann y El Niño Torres.

Se notaba que la altura afectaba a los ibéricos, porque dosfificaban el desgaste físico y todos se concentraban en su mitad de la cancha. 

Los pingos eran incisivos por las bandas, para ir desgastando los muros del club colchonero. Sambueza fue uno de los escarlatas más punzantes en los primeros 20 minutos, pero sus servicios al área fueron destruidos por la zaga.

Hauche y Uribe lucían imprecisos en el centro del área del Atleti, así que no hubo muchas emociones en la primera parte. Sólo intentos.

El Atlético tuvo pocas opciones. Griezmann y El Niño Torres lo intentaron, pero los defensores rojos no cedieron.

Con el silbatazo del medio tiempo y la lluvia, llegó también la sensación general de que el boleto no valía la pena.

Para la segunda mitad el técnico visitante, Cholo Simeone, hizo once (sí, once) cambios. Salieron los titulares y entró la plantilla alterna. Así que el “respetable” se quedó con ganas de ver alguna anotación de los admirados Griezmann o Fernando Torres.

Al minuto 57 llegó un esbozo de emoción, cuando Hauche lanzó un obús desde fuera del área que se fue apenas por un costado de la portería de Miguel Ángel Moyá.

Los colchoneros respondieron de inmediato con dos cañonazos seguidos, uno de ellos de Baré, que rechazó con apuro el meta Talavera.

Más frescos, jugadores como Kranevitter, Thomas Partey, Nico Gaitán y Lucas Vietto, fueron veloces y entusiastas, pero nada más.

Toluca fue recuperando el control y también escalonó algunos cambios. Salieron Uribe y Hauche, ya desgastados. El timonel Cristante dio minutos a su refuerzo Mateus Goncalves, para que se adapte.

También tuvo oportunidad de mostrarse el joven Martín Abundis (hijo del goleador José Manuel Abundis), pero nunca contó con balones a modo para intentar algún remate decisivo.

Así que el partido acabó con escasas emociones, cero goles, mucho ruido y poquitas nueces. Un partido de centenario con invitado de lujo, pero sin espectáculo ni fuegos artificiales. Y los Diablos se quedaron fríos, por la lluvia y los silbidos de la gente que fue al estadio Nemesio Díez.

Comentarios