Lucha libre

Aficionado a la lucha libre recrea ring de la Arena México

Gabriel Cruz | El Gráfico
La afición imbatible de un fanático del pancracio, hizo realidad el sueño de jugar a las luchitas con una réplica exacta del ring de la Arena México
Gabriel Cruz
15/01/2018 - 10:31

Cuando Miguel tenía 10 años, la magia de la lucha libre lo tenía cautivo, así que no era suficiente la dosis semanal en la arena y ver la repetición en la televisión... Faltaba algo.

Para jugar a las luchitas le bastaban un par de muñecos y un ring de juguete. Pero los cuadriláteros que había no lo convencían, necesitaba una réplica exacta del que usaban los profesionales de los costalazos y se lanzó a la aventura para crearlo.

“Lo hice tomando lo que había en mi casa. Usé una base de lavadora vieja, tela y palos de escoba. No me gustaban los que vendían en la arena”, afirma.

Quedó tan bien que su madre, sorprendida por el trabajo, le sugirió hacer más y venderlos. Al niño no le llamó la atención la propuesta.

Años después regresó la creatividad para regalar un ring al hijo del luchador Titán: “Él me animó a que los comercializara y entonces empezó esta aventura”.

No es proceso sencillo: Requiere tiempo y robarle horas al descanso tras su trabajo durante el día.

“Es un trabajo muy laborioso que inicia desde el corte de la madera, que es totalmente sólida, pegarla, clavarla y forrar la base para después marcar los distintos modelos”, indica.

Después, lo más detallado es pintarlo, ya que al ser un material acolchonado requiere de varias manos de pintura.

“Es totalmente hecho a mano. Una vez que eso está listo, se corta la madera de los postes y las cuerdas, que también requieren ser pintados ya que utilizo elástico blanco”, considera.

Es difícil calcular el tiempo de elaboración, ya que los hace en sus ratos libres, “pero supongo que se requiere de al menos dos días de trabajo para terminarlo”, considera.

VUELA LA IMAGINACIÓN. Hoy trabaja ligado a la lucha libre como parte de una empresa, pero no ha dejado de ser aficionado y goza con las miradas llenas de ilusión.

“Recuerdo el gusto que me daba tener un ring como el que salía en la televisión. Además de hacer felices a los niños, las sonrisas que pueden robarles. Al principio les parecen caros, pero una vez que los tienen en sus manos se sorprenden”, asegura.

Empezó a hacerlos en forma en abril pasado, ahora puede presumir entregas inclusive a Japón y Francia.

“Es una satisfacción que lo que inició como un juego para un niño, se esté convirtiendo en algo reconocido. Quien tuvo buena mano fue La Seductora, me compró dos y de ahí varios luchadores se han interesado en el trabajo, como Rey Bucanero, Sangre Imperial, Diamante Azul y Ángel de Oro”, indica.

Hasta ahora cuenta con cuatro modelos distintos: El que se usó en 1993, 2002, 2016, así como el que se usa actualmente en la arena México.

“Me piden mucho el de 1990, en el que Cien Caras perdió la máscara con Rayo de Jalisco Jr., es el siguiente reto”, culmina diciendo.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

TUS COMENTARIOS