Ya le apesta todo, por culpa de la cuarentena

Ya le apesta todo, por culpa de la cuarentena
Es cierto que muchos de los hábitos de tu pareja salen a relucir ahora que pasamos todos tanto tiempo juntos
AlmaMar
01/06/2020 - 12:19

Itita, La Delicadita

Le pedí a mi esposo que se fuera de la casa, porque no se quiere bañar, tiene hábitos sucios y desde la pandemia se ha intensificado su olor en la recámara. Lo que pasa es que antes sí se bañaba, porque se iba al trabajo; es decir, era su rutina, lo que de manera natural lo mantenía limpio. Ahora se puede quedar en pijama días y no le afecta no bañarse. No puedo con eso. Me parece asqueroso dormir en su misma cama. No soporto los hábitos que ha tomado en estos días en que compartimos tantas horas. No quiero tomar decisiones malas... no sé qué hacer.

 

Es cierto que muchos de los hábitos de tu pareja salen a relucir ahora que pasamos todos tanto tiempo juntos. También hay hábitos de apoyo, de solidaridad y de pasar tiempo juntos en el deporte o el arte. Los acuerdos en estos tiempos de pandemia deben de renovarse. Todos tenemos que hacer esfuerzos por agradar y mostrar un lado positivo. Si te es importante que tu pareja se bañe y ambos quieren vivir en armonía encuentren la manera de darse, de eso se trata la relación de pareja. 

 

Saturno, El Nocturno

Mi vieja se enoja porque me gusta quedarme en las noches solo, en la casa escuchando los ruidos que se cuelan por la oscuridad y el silencio. Me gusta leer cuando ya no suena el teléfono, cuando mi señora no está hablando con sus amigas por teléfono y ni siquiera los perros de los vecinos ladran. Es la única hora en que me siento en paz en este encierro; trabajo, leo, escribo y luego duermo. ¿Es normal agarrar un horario en el que duermo hasta altas horas del día si soy productivo de noche?

 

Todo se vale y más en tiempos de pandemia. Mientras ayudes a los tuyos con tareas cotidianas y mientras no te quejes con los otros de que estás cansado. Existe gente que necesita del silencio y de la soledad para estar a gusto. Busca coincidir con tu pareja , especialmente en el plan sexual, porque esos horarios alejan a las parejas.

 

Sonia, La Chichonia

Un compañero de la universidad me mandó unos cuentos que ha escrito. Nos estábamos llevando bien antes de la pandemia y ahora ambos tomamos en serio la sana distancia. Me pidió que le mande unas fotos de mi pecho desnudo, porque está seguro de que mis senos van a sumar interés al cuento. Soy poco pudorosa y me gusta mi cuerpo, por lo que sabe que estoy en serio considerando hacerlo. Lo que pasa es que me parece muy morboso y sus chistes al respecto me parecen pesados. ¿Lo hago?

 

A mí, los morbosos me caen mal. Tu cuerpo es tu templo, no tienes porque fotografiarlo y mostrarlo; tu libertad poco tiene que ver con el morbo ajeno. No lo hagas, a menos que te sientas profundamente cómoda. Esos favores no se piden, hay miles de fotografías de pechos desnudos rolando por la red. ¡Cuídate!

Rosilla, La Enojadilla

El novio de mi hija vino a pasar la cuarentena con nosotras. El tipo traga, no por dos, sino por cuatro; ayuda siempre lavando platos y cree que eso le da derecho de llegar a sentarse cuando todo está en la mesa. ¿Cómo se le dice, de buena manera, que no estamos para servirle?

 

Tener que pedir apoyo en las tareas es de lo más difícil, pero lo que mejor funciona. La claridad es básica y el hecho de que sea tu yerno marca la pauta de cómo quieres que se comporte en tu casa. Si lo sientes, dilo. No te quedes con eso dentro. Trata de ser clara y si sientes que abusa, no dudes en decirle, la situación de la pandemia no tiene para cuando terminar y vamos a tener que tomar roles nuevos, ceder para obtener y él tendra que  ser muy colaborativo para pedir y permanecer en tu casa.

 

 Dado, El Muy Cuidado

Mi hermana no parece entender que se tiene que cuidar. Va a todos lados con su mascarilla puesta, pero no toma las nuevas modalidades en serio. Cada que me llama por teléfono está en otro sitio; que si es urgente o no, no estoy segura. Va  a ver a mi mamá y ni yo ni mis hermanos estamos de acuerdo con que ella los visite.   ¿Qué piensas tú?

Es difícil entender lo que pasa en la cabeza de cada persona. Pero  cada uno debe de poner límites y cada uno tiene el derecho de decir: Por favor, ahora no vengas, por favor, visites a mis papás. 

TUS COMENTARIOS