Me da asquito que mi esposa sea una fodonga

Me da asquito que mi esposa sea una fodonga
Sexo 12/04/2021 11:41 Actualizada 11:43
 

PREGUNTA: Me gusta hacer ejercicio en las mañanas, iniciar el día con ganas de dar mi máximo. Antes yo salía a trabajar, pero ahora que me quedo en casa y trabajo desde aquí, veo cómo mi esposa se conecta a la televisión, se sirve su café y se pone a hablar por teléfono con su hermana y a las 10, 11, cuando yo ya corrí, desayuné, me bañé y tuve reunión con mi gente de la oficina, la encuentro empijamada, echada en la cama y fodonga; sin prisa alguna por empezar el día. No puedo verla así, me da náuseas. Odio ver su flojera, no puedo…no quiero, ¿qué hago?

RESPUESTA: La pandemia ha traído, sin duda, una visión diferente de la familia. Todos hemos visto cosas que nos gustan y otras que no tanto. Es momento de hablar con tu pareja, de explorar cambios, de hacer cosas juntos, de invitarla a tus rutinas o de cambiarlas. Esa actitud fodonga necesita de mucha buena actitud de tu parte. Habla con ella, trata de generar un cambio, de invitarla a tus rutinas, puede estar ligada a la depresión.

 

PREGUNTA: Hace unos días, supe que mi hija estaba embarazada de un novio con el que ya cortó hace meses. La idea de ser abuelo, a mí me vuelve loco de felicidad, el problema es que mi esposa está en un llanto constante, reprochando que no educamos bien a nuestra hija, que nosotros tenemos la culpa de que ella sea tan irresponsable. Mi hija es una mujer de 23 años, no sé si lo planeó o no, pero viene un nieto en camino y yo no quiero complicarnos la vida, quiero gozar al bebé que viene. Pienso que tenemos salud y un hogar, lo demás sale sobrando, la alegría de ser abuelos es lo que cuenta, ¿por qué ella no lo entiende así?

RESPUESTA: Felicito tu actitud. Es verdad, la llegada de una criatura a la familia debe estar llena de alegrías. Es común para muchas personas culparse de cómo hubieran querido que sean las cosas, de temer situaciones nuevas, pero es de grandes tomar la situación con desafío, coraje y alegría. Tu hija es afortunada en tenerte.

 

PREGUNTA: Mi esposo se acaba de asociar con un amigo que tiene un taller mecánico y quiere que me vaya a trabajar con ellos en los turnos que le corresponde a él, porque dice que soy ordenada y tengo muy buen trato con la gente. A mí me gustaría apoyarlo, pero no me gusta trabajar con él, porque se pone muy pesado: es mi jefe en la casa y mi esposo en el taller y todo se confunde. Al final, en lugar de pasarla bien, peleamos más y yo me siento utilizada. Cuando se lo explico, él se enoja y dice que yo no sé ser pareja, que no me gusta apoyarlo. ¿Verdad que eso no tiene por qué ser así?

RESPUESTA: Si ya se están peleando antes de comenzar a trabajar juntos, no lo hagas. Trabaja tú por tu lado, es positivo para la pareja estar en diferentes ámbitos y traer energía renovadora a la casa. Muchas parejas logran trabajar juntas, muchas no. El saber desde ahora que eso no es lo que quieres, ayuda. Escúchate.

 

PREGUNTA: Mis amigos de la prepa son mucho más exitosos que yo. Junto a ellos me siento un perdedor, un tipo sin visión que dejó pasar oportunidades. La verdad es que no me casé, no tuve hijos, siempre viví el presente y, ahora, me siento sin fortuna y sin amor. Sin una forma de vida estable. No tengo dinero para pasarla tranquilo y lo único que tengo son tres sobrinos que viven en el sur de la ciudad y de los que sé muy poco, porque mi hermano murió hacer tres años y hemos perdido contacto. ¿Los busco?

RESPUESTA:  De nada sirve ese sentimiento de derrota que describes. Observa tus logros y no te compares con nadie. En la vida, se dejan pasar oportunidades y se toman otras. La idea de buscar a tus sobrinos, por ejemplo, es una nueva oportunidad…hazlo por amor, no por necesidad.

Comentarios