Estoy enamorada de la vecina de mi mamá

Estoy enamorada de la vecina de mi mamá
Esta nueva normalidad vino a descubrir una persona nueva en cada uno de nosotros
norma.carrasco
03/08/2020 - 13:38

Cuando mi marido se iba a trabajar era cuando yo empezaba a respirar. Cada mañana, verlo salir en traje y oler su loción era la señal para salir de mi cama y comenzar mi día. Inició la pandemia y la que sale de la recámara temprano soy yo. Regreso y él sigue en la cama con sus llamadas y su computadora. Manda correos desde la cama, desayuna en la cama y por él comería y cenaría en la cama. Me voy al estudio, su desorden me aterra, él me reclama. ¿Será el inicio del fin?

Esta nueva normalidad vino a descubrir una persona nueva en cada uno de nosotros. Todos los pequeños-grandes detalles de antes deben de renegociarse en esta nueva relación, lo queramos o no. Aún cuando ustedes tienen muchos años y miles de historias en común, lo que ahora necesita cada uno es redescubrirse, y si es posible redescubrir una nueva intimidad. Si tienes la ventaja de tener un cuarto vacío, hagan juntos un experimento: “La pareja con dos habitaciones”. Una tuya y una de él. No te sientas mal por necesitar espacio para ti, con ganas, se invitarán a jugar en la cama cuando se extrañen

Estoy enamorada de una vecina de mi madre. Por razones de pandemia me he pasado mucho tiempo con mi mamá y algunas noches me quedo a dormir allá, en lugar de regresar a mi casa con mi esposo y mis hijos. Cuando toco a su puerta para invitarle un café o pedirle azúcar, ella me invita a su estudio de artista. Ahí he podido ver los lienzos en los que está trabajando . Me gusta su forma de ser libre y artista, me gusta cómo pinta . Tengo miedo de confesarlo. No quiero hablar, pero sé que la ilusión de verla me mantiene de pie. ¿Cómo le hago si yo nunca he besado a otra mujer? 

Besar es acercarse a la intimidad, sentir su aliento, acariciar sus labios con los tuyos y probar el sabor de las caricias con la lengua; una mujer como tú, aventurera, con ganas de amar y ser amada va a encontrar la manera. Esta pandemia conecta a nuevas sensibilidades. Deja aflorar tus ganas de vivir, la vida permite juegos con pandemia y sin ella.

Mi abuela se vino a vivir con nosotros. Tengo 22 años, trabajo y aporto, cocino y ayudo, pero mi abuela no quiere que mi novio se quede en la casa a dormir, porque quiere que me case pura y santa. Si ella va a vivir con nosotras tenemos que estar en la misma ¿no crees?

Tienes razón. Si las tres van a compartir techo, tareas, beneficios y responsabilidades deben armonizar su energía en una relación abierta, linda y sana. 

Mi hija de 14, me vino con la noticia de que es lesbiana. Entiendo que experimente en estas nuevas modalidades de libertad sexual que fluyen en su generación, aunque nunca lo esperé de ella, pero no soporto que hable como si fuera una deliciosa y definitiva decisión. Dice que lo que no quiere es una vida como la mía. La escucho y me espanto.  ¿Qué me recomiendas hacer?

Escúchala sin juicio. No trates de decirle lo que piensas, déjala hablar. Está enamorada, descubriéndose. O quizás solamente necesita reafirmarse. Permítele ser escuchada por su madre. 

Mi novio no es el hombre de mi vida, siempre me he hecho la que no veo bien, pero la pandemia me ha dejado claro que estoy en esta relación, porque mi novio no tiene problemas de dinero. Gana lo mismo que antes de la pandemia. Fue un error grave mudarme con él, aunque es un rey en todos los aspectos... pero no me prende, estoy segura que la vida a su lado va a terminar en sacrificio.

La zona de confort que te da se va a volver infierno. Muchos jóvenes están haciendo planes de compartir rentas. No te ates a una persona con la que tu insitinto dice no. ¡Escúchate!

TUS COMENTARIOS