ECATEPEC, A LA CABEZA EN ASALTOS Y FEMINICIDIOS

Vivir entre la pobreza y el miedo, en Edomex

En colonias como El Ostor Tulpetlac y La Laguna Chiconautla, la falta de agua y la inseguridad son el pan de cada día

(Foto: Ariel Ojeda, El Gráfico)

Al día 29/10/2018 10:45 Redacción Actualizada 10:45
 

Por Emilio Fernández

En teoría, las colonias El Ostor Tulpetlac y La Laguna Chiconautla no deberían tener similitudes, porque la segunda es un asentamiento irregular que tiene más de 30 años de creación en donde viven aproximadamente 50 mil personas y, en la primera, que sí está incorporada al plan de desarrollo urbano, residen cerca de 100 mil.

A las dos comunidades las separan 13 kilómetros de distancia, pero enfrentan problemas comunes: pobreza, falta de servicios básicos y una inseguridad creciente.

En El Ostor, comunidad de las faldas de la Sierra Guadalupe, llevan cuatro meses sin suministro de agua potable. La justificación que dan autoridades y el comité de agua independiente va desde que se robaron la tubería, hasta que no hay luz para bombear el agua a los hogares.

Y, por si fuera poco, que las pipas que deberían abastecerles el líquido de manera gratuita no sirven, acusaron Rosa, Hilda Gómez, Cristina Flores y María, vecinas del lugar.

La mayoría de los habitantes de esa comunidad son de escasos recursos. “Sobrevivimos con el salario mínimo de nuestros esposos, no tenemos para pagar 900 o más de mil pesos para comprar una pipa”, reconoció Hilda Gómez. Tampoco funciona el alumbrado público, lo que facilita que los delincuentes vendan droga, roben a transeúntes, comercios o priven de la libertad a quien se les atraviese, principalmente, mujeres jóvenes.

A Osvaldo, un joven estudiante de la UNAM, cuatro hombres armados a bordo de un automóvil lo intentaron “levantar” a dos cuadras de su casa hace tres semanas. Corrió y se escondió en un negocio, gritó y los vecinos encararon a los desconocidos, quienes les apuntaron con sus pistolas, pero huyeron del sitio. 

Osvaldo aún tiene huellas de los golpes que le dieron y dejó de ir a la escuela por miedo a ser secuestrado.

A la hija de Rosa, en febrero pasado le quisieron robar cuando se dirigía a su trabajo unos tipos que viajaban en un Tsuru; como no traía dinero, la golpearon en la cara y, desde entonces, tiene problemas con la vista.

“El gobierno ¿dónde está?”, se pregunta Rosa. Los habitantes de El Ostor dijeron que la última vez que vieron a una patrulla en esa zona fue hace un mes. La caseta de vigilancia de la Policía Municipal que está en la entrada de Ampliación Tulpetlac está abandonada.

Agua e inseguridad son los principales problemas que padecen sus habitantes, denunciaron.

COLONIA IRREGULAR. En La Laguna Chiconautla, la situación es aún peor. En esta comunidad vecina de Jardines de Morelos, donde residía la presunta pareja de feminicidas, Juan Carlos y Patricia, no hay agua y drenaje porque no es una colonia reconocida por el gobierno municipal de Ecatepec.

La zona donde se creó hace más de 30 años está en litigio con el ayuntamiento de Acolman y, por eso, las cerca de 10 mil familias que la habitan están abandonadas a su suerte.

Muchos de los que ahí viven provienen de estados del sur del país, como Oaxaca, Guerrero y Chiapas.

Narcomenudeo, robo a transeúntes, comercios y a casa habitación son los delitos más comunes que impiden a sus moradores salir a la calle después de las 20 o 21 horas. 

“Las patrullas no llegan hasta acá, cuando se les habla o si llegan, lo hacen tarde”, lamentó Rafael González, habitante de La Laguna Chiconautla.

Comentarios