Pozo I Tláloc I

Vecinos del río Lerma recolectan huevos para frenar agua contaminada, en Edoméx

Con guantes, palas y cubrebocas, una veintena de voluntarios sumaron esfuerzos para poder recuperar el agua cristalina y la fauna del segundo río más grande del país

Vecinos del río Lerma recolectan huevos para frenar agua contaminada en Edoméx
(Foto: Ximena García, El Gráfico)
Al día 03/05/2019 21:35 Ximena García Actualizada 12:32
 

Bañarse, lavar trastes, lavarse las manos, enjuagar las verduras… Todo pasa con agua contaminada por diversas sustancias, en especial metales pesados, en los hogares que se abastecen con agua del río Lerma, un problema que afecta a miles y que una veintena piensa cambiar.

Con el apoyo de la población, los colectivos H2O Lerma y Lerma con Encanto recolectaron los huevos suficientes para poder intervenir el Pozo I Tláloc I, ubicado en la carretera hacia Amomomulco, así que pusieron manos en las palas, trituraron los cascarones y esperaron a que llegaran la cal y el magnesio para poder actuar.

El pozo número I que proporciona agua "potable" a las colonias Centro, El Calvario, La Mota, La Estación, El Panteón y al Fraccionamiento Los Encinos en este municipio, por lo que la intervención fue más grande de lo que esperaban, incluso las 4 toneladas de materiales parecían insuficientes para la titánica labor.

A las 11:00 de la mañana, los voluntarios se pusieron las guantes, los cubrebocas y cmenzaron con la talacha, no fue sencillo, pero aseguran que el sueño de volver a pescar en el Lerma y dejar un legado de sustentabilidad para las futuras generaciones, vale la pena.

De acuerdo con la fundación H2O Lerma, en los primeros 15 kilómetros del río que nace en tierras mexiquenses, no hay oxígeno, pero sí toneladas de basura así como arsénico, flúor, silicio, plomo, cadmio y cromo, lo que ha generado que enfermedades crónico-degenerativas como el cáncer se presenten con más frecuencia y más agresivas.

"Esperamos que en época de lluvias se alcance a integrar la materia orgánica y veamos los efectos reflejados en la época de recarga, en noviembre debemos tener agua de buena calidad para que tengamos un uso más correcto del agua y el beneficio se refleje".

Con guantes, palas y cubrebocas -para no contaminarse con los metales pesados-, una veintena de voluntarios sumaron esfuerzos para poder recuperar el agua cristalina y la fauna del segundo río más grande del país.

El primer pozo que se puso investigación en Lerma con las zanjas rellenas de cascarones lleva dos años y medio de tratamiento, de los tres necesarios, por lo que esperan que para finales de la época de lluvia ya se pueda beber agua de él.

Cabe mencionar que este domingo 5 de mayo en la explanada del municipio de Lerma, se llevará a cabo una mega recolección de cascarones de huevo, además de que a los primeros niños que lleguen con, al menos, 200 gramos de este insumo, se les regalaran cortesías para comida o un pequeño presente.

Comentarios