BATAS ROJAS

Universitarios exigen seguridad en calles de Puebla, tras asesinato de alumnos de la BUAP

Universitarios exigen seguridad en calles de Puebla, tras asesinato de alumnos de la BUAP
A la protesta también se sumaron socios conductores de la plataforma Uber, quienes alzaron la voz para exigir mayor seguridad
Redacción
26/02/2020 - 11:13

Por Édgar Ávila 

Miles de estudiantes universitarios marcharon la mañana de ayer por las principales calles de esta ciudad en protesta por el asesinato de tres de sus compañeros y un chofer de Uber.

Alumnos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), así como de diversas instituciones privadas, exigieron un alto a la violencia y castigo para los responsables del multihomicidio ocurrido el pasado lunes en el municipio de Huejotzingo.

A la protesta también se sumaron socios conductores de la plataforma Uber, quienes alzaron la voz para exigir mayor seguridad. 

La enorme manifestación, que congregó a entre 6 mil y 10 mil asistentes, de acuerdo con los organizadores, arribó a la Casa Aguayo, la residencia oficial del gobierno local, donde una comisión de estudiantes sostuvo un encuentro con funcionarios de la entidad. 

Los inconformes portaron batas blancas manchadas de rojo con los nombres de los tres jóvenes que fueron asesinados, entre ellos, dos colombianos de intercambio. 

NI UN ‘buapo’ MENOS.

Durante la mañana del lunes 24 de febrero, ciudadanos reportaron a los servicios de emergencia el hallazgo de cuatro cuerpos ubicados en la localidad de Santa Ana Xalmimilulco. 

Se trató de tres hombres y una mujer, todos con huellas de tortura e impactos de bala. 

Horas después, se supo que dos víctimas eran estudiantes de intercambio, procedentes de Colombia, en la UPAEP, uno de la BUAP, además de un chofer de Uber.

Ante esto, los estudiantes, en su mayoría de la carrera de Medicina, lanzaron consignas: “¡Ni una bata menos!”, “¡Basta de inseguridad!”, “¡Vivos y seguros nos queremos!” y “Nosotros nos preocupamos por tu vida, ¿quién por la nuestra?”. 

La pérdida de tres de los suyos se transformó en una queja constante para mejorar la seguridad. Las víctimas, dos alumnos extranjeros que realizaban una estancia en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Ximena Quijano Hernández y José Antonio Parada Cerpa, así como Francisco Javier Tirado Márquez, de la BUAP, fueron el estandarte del hartazgo estudiantil y de la ciudadanía. 

 

 

TUS COMENTARIOS