En la Ciudad de México

Se busca hogar con amor para los perros peregrinos

10 fotos
Han pasado 10 días y los esfuerzos son cada vez más grandes, suman 20 canes en total los rescatados por 'Mundo Patitas'
Redacción
21/12/2018 - 14:30

Por Edlin Cabrera y Diana Vega

Sin ser veterinario, Norma Huerta le brinda primeros auxilios, comida y amor a los perritos que año con año son abandonados por los peregrinos en el perímetro de la Basílica de Guadalupe, en el marco de los festejos de la Virgen del Tepeyac.

Han pasado 10 días y los esfuerzos son cada vez más grandes. Suman 20 canes en total los que la presidenta y fundadora de “Mundo Patitas” logró salvar de la calle, en ese mundo donde el maltrato y hambruna son los protagonistas del día.

La mayoría de los animalitos presentaron lesiones, deshidratación y miedo. Luego de ser rescatados, fueron llevados a una veterinaria para brindarles la atención necesaria.

Algunos requieren cirugías por las heridas que presentan, mientras que otros sólo requirieron tres días en observación antes de ser trasladados al refugio principal, ubicado en el municipio de Huehuetoca, en el Estado de México.

Este lugar alberga alrededor de 100 peludos que ya han pasado por el proceso de esterilización y están listos para ser adoptados y recibir el calor de una familia.

Para acoger a uno hay una serie de requisitos, los cuales son llenar una solicitud que es revisada a detalle por personal de dicha asociación civil. Además una copia de identificación oficial y del comprobante de domicilio, así como un donativo voluntario que ayudará a otros perritos que aún no son colocados en un hogar.

Esta organización pro vida subsiste de donativos monetarios, en especie y de la venta de accesorios para todo tipo de mascotas.

LOS MENOS AFORTUNADOS

Hay perros que tienen de tres a cinco años esperando a ser adoptados, pero Norma confiesa, “no perdemos la esperanza de que un día puedan tener lo único que no podemos darles nosotros: una familia propia”.

Las personas normalmente buscan cachorros o de talla pequeña, mientras que los grandes o de edad avanzada son difíciles de adoptar.

Por ello son llevados todos los fines de semana al Parque México, en la colonia Condesa de la alcaldía Cuauhtémoc, para vigilar su comportamiento con niños y adultos y medir su nivel de adaptación, ya que algunos suelen ser muy tímidos, aunque eso sí, difícilmente violentos.

Pese a que existen grupos que apuestan únicamente por la distribución de cachorros, Norma se siente orgullosa de que cada vez haya más cultura de adopción de canes de todas las edades.

 

TUS COMENTARIOS