ARTRITIS JUVENIL

¿Sabías que la artritis también puede afectar a niños y adolescentes?

¿Sabías que la artritis también puede afectar a niños y adolescentes?
Foto: (Pixabay)
Al día 13/09/2021 18:35 Silvia Ojanguren Actualizada 18:35
 

La artritis idiopática juvenil (AIJ) es la enfermedad reumática más frecuente en pediatría, afecta principalmente a niños y adolescentes menores de 16 años, puede provocar dolor, inflamación y rigidez articular de manera persistente.

En la mayoría de los casos, tiene un comienzo lento y podría confundirse con otras enfermedades. Existen siete tipos diferentes de artritis dentro de la clasificación de AIJ.

Su diagnóstico se realiza mediante un historial clínico, un examen físico y algunas pruebas de sangre.

Padecer esta enfermedad crónica en una etapa de la vida tan importante como es la infancia y la adolescencia tiene un impacto en el desarrollo de los pacientes, inclusive, en su estado emocional. 

Estudios muestran que hasta 15% de los niños con AIJ presentan depresión clínica, y otro 20% quizá tenga problemas en el estado de ánimo a nivel subclínico o de grado leve.

Una de sus consecuencias más severas tiene que ver con el crecimiento anormal del infante, dependiendo de su severidad y numero articulaciones afectadas, puede ocasionar una limitación funcional importante o incluso discrepancia en la longitud de las extremidades. 

Característicamente, los niños presentan rigidez matutina, dolor nocturno o fatiga. 

La fiebre puede presentarse en algunos casos y el dolor articular crónico es el síntoma principal. 

Existen manifestaciones atípicas, que tienen que ver con alteraciones del sistema nervioso central, éstas constan de convulsiones, meningitis, irritabilidad y alteraciones en el estado de conciencia.

Es común que el estado de ánimo de estos pacientes se vea mermado debido a los signos y síntomas de la enfermedad.

A pesar de que no existe cura para la artritis idiopática juvenil, es posible alcanzar la remisión clínica (poca o nula actividad de la enfermedad) con un tratamiento temprano y efectivo para controlar la enfermedad lo más antes posible, que puede incluir medicamentos, terapias complementarias y hábitos de vida saludables.

Comentarios