EN EL ESTADO DE MÉXICO

Rescatista asegura que desaparecidos en Cerro del Chiquihuite pueden estar con vida

Rescatista asegura que desaparecidos en Cerro del Chiquihuite pueden estar con vida
(Foto: Tristan Velázquez, El Gráfico)
Al día 14/09/2021 14:49 Tristan Velázquez Actualizada 14:49
 

ESTADO DE MÉXICO.- La vocación por ayudar del teniente de zapadores, Carlos Cueva García, fue una esperanza de vida en medio de la tragedia que prevalece bajo las toneladas de piedras y escombros que dejó el deslave en el Cerro del Chiquihuite, en el municipio de Tlalnepantla. 

Él fue uno de los 25 integrantes del Equipo de Rescate Inmediato a Emergencias o Desastres-ERIED- del Ejército Mexicano que salvaron el pasado domingo a un perrito con vida, en la colonia Lázaro Cárdenas. 

La imagen del rescate trascendió rápidamente en las redes sociales, y el teniente Carlos Cueva se convirtió en un héroe para las personas.

Expresó que fue una gran satisfacción darles a los vecinos ese rayo de luz que no se apaga, y que confía seguirá para encontrar a alguien más con vida. 

Y aunque aún permanecen tres personas desaparecidas, el militar dijo que seguirá dando lo mejor de sí para localizarlas y apoyar en las labores que, de manera personal, son una satisfacción y un orgullo de pertenecer al Ejército Mexicano.

Desde hace dos años, él ingresó al equipo para hacer lo que más le gusta, vestirse bajo un pesado traje, botas y casco de seguridad y adentrarse entre los escombros de las catástrofes y salvar las vidas de las víctimas.

“Es un gran orgullo poder servir al pueblo de México”, refirió el teniente.

A pesar del cansancio, asegura, su reciente hazaña fue un impulso tanto personal, como profesionalmente, así como para el equipo, de no rendirse hasta que haya resultados de su trabajo. 

En estas labores de rescate siguen presentes elementos de la Secretaría de Marina, Guardia Nacional, binomios caninos de distintas corporaciones, Policía Estatal, Municipal, así como personal de Protección Civil, quienes no frenan el arduo trabajo en la zona cero.

Comentarios