AÑOS TRABAJANDO SIN SEGURO SOCIAL

Programa piloto del IMSS para trabajadoras del hogar en México cuenta con pocos registros

Trabajadoras del hogar
Hay 6 mil 600 registros en tan sólo 4 meses, al final del sexenio México sólo alcanzara 5 del 30 por ciento de afiliación a nivel mundial
02/09/2019 - 09:28

Por Carlos Carabaña

María Luisa Bautista lleva trabajando 21 de sus 49 años de vida. Comenzó a los 14, tras mudarse de Puebla a la Ciudad de México, y tuvo un pequeño varón cuando nacieron sus hijos. Si hubiera sido un trabajo reglado, esta mujer tímida y de risa fácil llevaría más de medio camino cotizado hacia su jubilación, con seguro médico. Sin embargo, como siempre ha limpiado casas ajenas, sólo recuerda haber cotizado un par de años. 

Ahora, luego de oír en el Metrobús un anuncio del gobierno, animada por su hija y una de sus empleadoras, Bautista quiere afiliarse al Programa Piloto de Incorporación a Personas Trabajadoras del Hogar al IMSS y tener seguridad médica, pero se enfrenta a una serie de dificultades que se lo impiden.

“Seis días a la semana trabajo con cuatro patronas, la mayoría son de la misma familia y con una llevó ya 16 años; sin embargo, nadie me ha hablado del programa. Yo pienso decirles que me incorporen, pero me da miedo”, se lamenta.

De acuerdo con datos públicos, en los cuatro primeros meses del programa piloto, que arrancó de abril de 2019 hasta julio, se han incorporado 6 mil 600 trabajadoras al IMSS, de un universo total de 2 millones 300 mil personas, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Esto supone mil 650 trabajadoras cada mes.

El documento Seguridad social para personas trabajadoras del hogar en México: una propuesta, elaborado por la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), analiza los casos de Argentina, Brasil, Chile, Ecuador y Uruguay. 

Estos cinco países comparten, además de pertenecer a Latinoamérica, tener programas exitosos de incorporación de trabajadoras del hogar a sus sistemas de salud: registran entre 40% y 70% de afiliación. 

De seguir al ritmo actual, en México se alcanzaría 5% de afiliación para el final del sexenio, lejos del porcentaje entre 30% y 40% que el CISS considera adecuado.

Norma Gabriela López Castañeda, directora de Incorporación y Recaudación en el IMSS, opina que los números totales, comparados con los anteriores esquemas de incorporación, hablan bien del programa piloto, y pide tiempo para poder corregir los diversos fallos que han detectado. 

Anuncia que pretenden convertirlo en un programa con todo lo que estipula la ley en cuatro meses, casi un año antes de lo previsto. Esto haría que ya fuera completamente obligatorio incorporar a este tipo de trabajadoras al Seguro Social. 

HAY ERRORES

Expertos consultados de la CISS y fuentes del gobierno creen que este crecimiento es insuficiente para alcanzar un número óptimo al final del sexenio. 

También señalaron que algunos fallos en el diseño frenan el programa, como dejar caer toda la responsabilidad sobre las trabajadoras domésticas, que en el actual esquema son las encargadas de darse de alta y recaudar la cuota entre sus empleadores, así como la falta de compromiso por parte del Ejecutivo y de una campaña mediática fuerte.

“Ahora tenemos registradas 6 mil 631 personas en el programa piloto. Pensamos que es un número positivo, ya que en el anterior esquema voluntario, tras 20 años, la cifra sólo era de 3 mil 500, porque no era atractivo”, explica López Castañeda. 

Los datos públicos del IMSS difieren con información facilitada vía transparencia. 

En junio, el instituto registra 4 mil 890 afiliados en total, pero la solicitud detalla: “Al mes de junio, se tiene una afiliación de 2 mil 756 personas trabajadoras del hogar”. 

 

TUS COMENTARIOS