PLANTA DE LUZ NO SIRVIÓ

Mueren 17 hospitalizados por falta de oxígeno, tras inundación en Tula

Mueren 17 hospitalizados por falta de oxígeno, tras inundación en Tula
(Foto: Valente Rosas / Archivo El Gráfico)
Al día 08/09/2021 13:18 Redacción Actualizada 13:18
 

Por Dinorath Mota

HIDALGO.- El desbordamiento del río Tula, que inundó al menos 10 colonias de este municipio, dejó 17 pacientes del Hospital General de Zona (HGZ) del IMSS Número 5 sin vida, pues a consecuencia del corte de energía eléctrica provocado por la inundación se quedaron sin oxígeno. Además, se contabilizaron más de 31 mil habitantes afectados.

La noche del lunes, las miradas estaban puestas en Tepeji, donde se avizoraba una emergencia ante las lluvias y las autoridades municipales evacuaron a personas en zonas de riesgo. Sin embargo, durante la madrugada las alertas se trasladaron a Tula cuando empezó la crecida del río, debido a los escurrimientos de las lluvias registradas el lunes en Ecatepec, explicó el director de Protección Civil estatal, Ignacio Rojas.

“El Túnel Emisor Central y la presa Requena aventaron el agua para acá”, comentó el funcionario.

Subió el agua. En las inmediaciones del Hospital del IMSS, el nivel del agua superó el metro y medio en los accesos. Médicos y enfermeras luchaban por resguardar a los pacientes, la situación se complicó y llegó la desesperación junto con el corte de energía eléctrica.

De acuerdo con Zoé Robledo, director del IMSS —quien se tra-sladó a Tula para supervisar los trabajos—, el hospital tenía 56 pacientes hospitalizados por diversas causas, aproximadamente la mitad por Covid-19, de los cuales sobrevivieron 40 y todos fueron evacuados. Precisó que en 20 minutos subió el agua, lo que colapsó el sistema de energía eléctrica y la planta de luz.

Autoridades municipales indicaron que, al fallar la electricidad, se cortó el sistema de suministro de oxígeno, lo que derivó en la muerte de al menos seis pacientes contagiados de Covid-19, pero esta versión no fue confirmada por el IMSS.

El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, aseguró que todos los pacientes que sobrevivieron serían trasladados al hospital de Pachuca.

En tanto, en las calles toda era caos, algunos vecinos se organizaron con lanchas y motos acuáticas para atender los llamados de los habitantes que pedían ayuda para salir de sus domicilios. Sin embargo, la fuerte corriente del agua complicó el rescate de la gente.

Elementos del Ejército implementaron el plan DN-III-E en la zona, en la cual se estimaba que alrededor de 2 mil viviendas fueron afectadas por las anegaciones.

 

-PACIENTES VAN POR DELANTE Y DETRÁS, EL PERSONAL MÉDICO

Por Dinorath Mota

La desesperación se junto con la adrenalina y, en medio del caos, el personal médico se vistió nuevamente con el traje de héroe. El agua de la lluvia llegó así de improviso, en menos de media hora el nivel alcanzaba ya un metro de altura, médicos y enfermeras luchaban por poner a salvo aquellas vidas que habían custodiado durante los últimos días.

El suministro de oxígeno se cortó y al amanecer ya una decena de pacientes habían perdido la vida, después se confirmarían siete más. El llanto en los ojos de las enfermeras mostraba lo que horas antes habían vivido: una tragedia.

Anayeli Rodríguez, enfermera en el área de cuneros del Hospital del IMSS Número 5, contó que en minutos el agua le llegó a las rodillas, “no hubo tiempo para el miedo, todos nos pusimos de acuerdo para subir al segundo piso, lo importante eran los niños”.

Ellos fueron los primeros en salir a través de una cuerda. Rescatistas y pobladores que subieron a las bardas perimetrales bajaron las camillas y las incubadoras para poner a salvo a los bebés, quienes luego eran trasladados en lanchas hasta las ambulancias y de ahí a los hospitales del estado.

Anayeli y sus compañeras fueron de las últimas en salir. Un camión de la Comisión Nacional del Agua las puso en tierra firme, en la entrada de la ciudad, donde empezaba el acordonamiento fueron recibidas con aplausos.

Comentarios