Ante crisis humanitaria

Migrantes denuncian maltratos de autoridades mexicanas; INM ofrece disculpas a Federales

Una mujer haitiana que se identificó como Fabiola, tirada en el piso junto al portón y entre lágrimas clamaba ayuda para su hijo Pablo Andrés

Denuncian maltratos Migrante Policías federales INM
Al día 26/06/2019 10:02 Redacción Actualizada 10:02
 

Por Óscar Gutiérrez y  María de Jesús Peters

CHIAPAS.– Francisco Garduño, comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), aseguró que a pesar del esfuerzo institucional, “la crisis humanitaria que está provocando la migración masiva ha rebasado la infraestructura y los recursos materiales que se requieren para darles un trato digno a muchos”. 

El funcionario informó que ya se realiza el despliegue estratégico y táctico de la Guardia Nacional (GN), así como el traslado de elementos para atender las condiciones migratorias actuales en la frontera sur del país. 

El responsable del INM ofreció disculpas a policías federales, a quienes anteriormente había reprochado que se quejaran de las condiciones de algunas instalaciones donde se albergan: “Fue una declaración desafortunada. Espero que el agravio esté subsanado, no se repetirá”. 

Asimismo, reconoció a la Policía Federal, a la Guardia Nacional, a las Fuerzas Armadas y trabajadores que participan en el programa emergente de migración.

Una mujer haitiana que se identificó como Fabiola, tirada en el piso junto al portón y entre lágrimas clamaba ayuda para su hijo Pablo Andrés, de un año y dos meses de edad, quien, dijo, presentaba ronchas de picaduras de zancudo en todo su cuerpo.

En medio de las botas de los militares, la mujer, quien no paraba de llorar, dijo que su hijo nació en Chile y que desde hace varios días se encontraba enfermo, al igual que muchos otros niños: “¡Ayúdame!, ¡ayúdame!, muchos días mi hijo enfermo, poquita comida, no hay agua potable, muchos zancudos”, suplicaba la mujer, mostrando las ronchas en el cuerpo del menor.

“¡Justicia, por favor! ¡Diez días estar sufriendo, ayúdame, la policía me pegó!”, denunciaba, mientras militares y guardias privados pateaban piedras, tierra y ramas sobre la cámara para intentar evitar que se documentaran las protestas, lo cual motivó el enojo de los migrantes.

Otras mujeres también clamaban ayuda y denunciaron que no contaban con pañales desechables y que había médicos, pero no medicina.

Comentarios