Pinta trazos de sanación

InkSanarte, donde las víctimas de cáncer de mama tatúan sus heridas

Ruth acudió a este programa para plasmar algo bonito que la confortara

tatuajes cáncer de mama cubren heridas
(Foto: Archivo, El Gráfico)
Al día 01/12/2019 20:05 Tanya Guerrero Actualizada 20:15
 

InkSanarte es un programa que ofrece el Movimiento de Unidad, Justicia, Equidad y Respeto (MUJER) para apoyar a mujeres, víctimas de cáncer de mama, en el derecho que tienen a sentirse bien con sus cuerpos. 

“Utilizamos las herramientas y conocimientos de un grupo de expertos que materializan y traducen las necesidades e inquietudes de las mujeres para que, en este caso, haya una resignificación corpórea a través de un tatuaje que les ayude a sobrellevar el proceso de sanación que vivimos con ellas”, comenta Karen Quiroga, presidenta de la asociación que, afirma, busca eliminar los prejuicios sobre esta enfermedad y sensibilizar sobre sus efectos. 

TINTA DE HONOR

El procedimiento al que fue sometida Ruth Silva Mares era de alto riesgo. Tenían que cortar ambos pechos en una operación que se prolongaría por 12 horas debido al tamaño de senos que tenía. En menos de un día, pasó de ser talla 44 DD a 36C, pero el golpe psicológico que para una mujer significa este cambio drástico, Ruth no lo sintió. No tuvo tiempo.

“Cuando sanó, los doctores me propusieron entrar de nuevo a quirófano para que me reconstruyeran el pezón que faltaba, pero les dije que no, que así me dejaran”, contó Ruth a EL GRÁFICO.

Para Ruth, el proceso de sanación fue complicado, pero tomar la decisión de tatuarse el pecho implicaba no solo evitar nuevamente ponerse en riesgo en un quirófano, sino también traducir ese dolor y sufrimiento en una imagen que le ayudó a reconciliarse consigo misma.

“Verme al espejo me traía recuerdos dolorosos, que no son malos porque como guerrera luché por mi vida. Pero a esas rayas que quedaron de esa batalla quise ponerles algo bonito y escogí un diseño de loto porque esa flor que crece en el fango, de lo más feo, es una de las más bellas. Así es como me siento ahora”, dice Ruth, quien a través del apoyo de InkSanarte ha logrado alejarse de esa imagen mutilada que antes tenía de sí misma. 

 Dos años después, la mujer se ha incorporado a su vida de manera normal. 

Comentarios