ECONOMÍA POR LOS SUELOS

Por la inflación, a familias mexicanas solo les alcanza para comprar en tiendas Liconsa

Por la inflación, a familias mexicanas solo les alcanza para comprar en tiendas Liconsa

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Al día 06/05/2022 18:02 Actualizada 18:02
 

Por Yara Silva e Ignacio Ramírez

Antes del amanecer, una fila de habitantes de la ciudad espera turno para comprar leche a bajo costo. Coinciden en que no hay plan para contener el alza de los alimentos ni pensión que ayude a mitigar los pesares de vivir con un sueldo insuficiente.

Roberto tiene 83 años y agradece tener la pensión que le otorga el gobierno. Al igual que él, su esposa de 73 aplaude que el presidente no se olvida de los que menos tienen.

Así, mientras avanza la fila, la pareja de adultos mayores hacen sumas y restas y reconocen que la suma de las dos pensiones no es suficiente para alimentar a la pareja, su hija, yerno y nieta.

Lee también: Inflación en México provoca que sector restaurantero aumente sus precios, en Morelos

10_8.jpg

“No, no alcanza y por eso tenemos que hacer un esfuerzo para estirar el dinero hasta que llegue otro pago”, dice el hombre. Él piensa que más que una pensión de poco más de mil 275 pesos al mes debería de haber una oportunidad de empleo para el esposo de su hija, quien perdió el trabajo hace más de un año.

Al anunciar su programa para contener el alza de los alimentos, el gobierno federal informó que fortalecerá la distribución de los comestibles a través de las tiendas Diconsa, que funcionan en colonias populares.

Esa es la única manera de aminorar las carencias que él y su familia han padecido desde que los precios comenzaron a dispararse. Aunque dice que su hija percibe dinero por hacer peinados y cortes de cabello a las vecinas, su yerno no ha encontrado un empleo estable que les permita volver a “vivir como antes”.

La pandemia obligó a la familia a reducir gastos y a compartir un cuarto de una vecindad en la colonia Guerrero. Además de vivir hacinados, debieron dejar ciertos alimentos, como la carne, para sólo consumirla uno o dos días al mes.

El precio de la leche de 5.50 pesos por litro, es lo único que los motiva a madrugar. Aunque la pareja llega temprano al local Liconsa, espera a la hora del cierre para recibir la leche no vendida y así poder ofrecerla a precio más caro a los vecinos que prefieren dormir.

11_4.jpg

Aún con esos pesos de más, el trabajo temporal de su hija y las dos pensiones que reciben los adultos mayores, no le permiten que Roberto pueda pagar una terapia para el padecimiento que le dejó el Covid-19.

Desde el mostrador del local de Liconsa, Yolanda dice que la crisis en la tienda comenzó antes de la pandemia. Ya no hay, dice, las largas filas de clientes que  solían comprar leche y despensa en la tienda de la Guerrero.

Aunque es la leche más barata, cada día es menos la gente que la puede comprar. Por eso, Yolanda piensa que no hay plan que sirva para combatir la inflación. Y es que, dice, los precios ya están elevados y los sueldos nunca subieron.

Además de la leche, ella ofrece despensa que vende a costos más elevados que en las tiendas de autoconsumo. Sabe que por el horario de apertura del establecimiento, la gente no tiene otra opción más que comprar en Liconsa.

Mateo es otro de los clientes que acude a comprar leche para su familia. Ahí, dice, es lo único que se puede comprar barato, el resto de la comida es siempre más cara que otras tiendas de ahorro.

12_1.jpg

(Fotos: I. Ramírez y E, Álvarez, El Gráfico)

Lee también: Feminicidios en Morelos incrementaron en abril, se reportaron 15 casos

Comentarios