Pesca en familia

Habitantes de Villa de Allende no reciben agua potable, pero si pescado del Cutzamala

Pesca Edoméx Cutzamala Villa de Allende Agua potable
A los pobladores de Loma de Juárez la presa que surte al Cutzamala sólo les deja alimento
Claudia González
08/03/2019 - 22:04

VILLA DE ALLENDE.— Sobre la carretera Bosque-Ixtla, que conecta Villa de Allende con Valle de Bravo, hombres y niños del poblado Loma de Juárez destinan hasta seis horas del sábado y domingo para pescar mojarras, carpas y tilapias, que llegan a un pequeño río formado con agua proveniente de la presa de Villa Victoria, una de las que alimentan el Sistema Cutzamala. 

“Es curioso porque no tenemos agua potable, toda se la lleva el Cutzamala para la Ciudad de México, pero lo que sí nos deja este sistema de bombeo es la presencia de peces que sirven para alimentarnos, porque nosotros no los revendemos, los llevamos a la casa para consumo de la familia”, comentó Abraham Segundino, lugareño. 

Desde 2013, en la presa de Villa Victoria, una de las cinco que abastece el Sistema Cutzamala, fueron sembrados alevines (crías de peces) de diferentes especies para incentivar la producción que favorezca a los pescadores. 

Sin embargo, las personas que acuden para pescar no son profesionales de la pesca, se trata de gente que desde las primeras horas del día se prepara y, junto con sus hijos, destinan la mitad del día esperando llevar comida a su hogar. 

“A veces nos llevamos un kilo o dos, no es mucho, porque lo hacemos para consumo personal. No es un negocio ni las vamos a vender a la plaza, es una distracción y una forma de comer pescado de buen sabor y tamaño, al que le dedicamos tiempo para poderlo llevar a la casa, donde los preparan las mujeres”, dijo Abraham.

El agua está limpia, sólo en algunas ocasiones llega un poco sucia, dependiendo de las condiciones de la presa, pero la bombea el mismo sistema que lleva el recurso a la capital del país y hacia los municipios mexiquenses del Valle de México, mismo que al que no tienen acceso las comunidades aledañas de Villa de Allende y Villa Victoria. 

En esta región, comentan los habitantes, la mayoría carece de agua potable y en muchas ocasiones deben caminar varios kilómetros para obtenerla y lavar su ropa, por ejemplo. 

Sin embargo, comentó Segundino, pueden acceder a esta opción alimenticia que les permite comer sábado y domingo, o dos días entre semana, pero es una actividad a la que sólo se dedican los hombres, no hay mujeres en la pesca. 

“Llegamos, nos disponemos a esperar sentados por horas, a veces estamos de pie pacientes hasta que pique y mientras platicamos”, relató Abraham.

En este punto de la carretera es muy frecuente el tránsito vehicular, sobre todo de camiones turísticos, pues la vía federal conduce hacia Valle de Bravo, pero según los pescadores ni el ruido de automóviles espanta a los peces, porque “están muy acostumbrados al movimiento”, lo que prolonga casi medio día la pesca.

 

TUS COMENTARIOS