Quédate en casa, de ser posible

¿Gárgaras, dióxido de cloro? Ten cuidado con estos mitos sobre el Covid

¿Gárgaras, dióxido de cloro? Ten cuidado con estos mitos sobre el Covid-19
Los hisopos para pruebas de Covid-19 no dañan el cerebro
Aldo Santamaría
31/07/2020 - 05:23

¿Alguna vez has escuchado el mito de que los termómetros infrarrojos podrían dañar la salud? Este tipo de desinformación, también llamada mitos, se ha difundido entre conocidos y en redes sociales durante la actual pandemia por el virus SARS-CoV-2, lo que resulta peligroso al lidiar con esta nueva enfermedad.

Por ello, el doctor Jorge Baruch Díaz Ramírez, vocero de la Comisión de Expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ante la emergencia por Covid-19, habló sobre algunas de las creencias más comunes en torno al contagio y medidas de prevención por el coronavirus.

1) Los termómetros infrarrojos no causan efectos adversos.

De acuerdo con el especialista, estos dispositivos se han utilizado desde hace décadas en las mediciones de temperatura y cuentan con la aprobación de las autoridades sanitarias. Además, como no requieren de contacto directo resultan ideales para evitar la transmisión del virus.

La medición ideal se realiza en la frente, así como en la parte frontal o lateral del rostro. Tomar la temperatura en las extremidades es un error porque éstas disipan el calor excesivo y por ello pueden estar más frías que la parte central del cuerpo.

2) El oxímetro de pulso no escanea las huellas digitales.

Este aparato se parece a una pinza, la cual se coloca sobre la punta de un dedo e indica el ritmo cardiaco y el nivel de oxígeno en la sangre. Emplea una tecnología distinta a la que escanea huellas digitales y, por tanto, no puede utilizarse para ese fin.

3) ¿El hisopo para hacer pruebas de Covid-19 puede dañar el cerebro?

Este hisopo es un bastoncillo usado para tomar muestras de saliva en la parte posterior de la garganta y de la cavidad nasal, que son sitios donde se presenta una gran concentración de partículas virales. Está diseñado de modo que permite transportar el material hasta el medio de cultivo sin provocar daños.

“La pared de la nasofaringe (la cavidad de la nariz) y de la orofaringe (porción bucal de la faringe o garganta) en donde se toman las muestras se encuentran delimitadas por material de hueso muy firme, por lo que es imposible que el hisopo pueda traspasar esta estructura sólida en la cual nos estamos recargando para poder tomar la muestra”, detalló el experto.

4) Las gárgaras con enjuague bucal o bicarbonato de sodio no protegen del coronavirus.

Aunque el enjuague bucal es antiséptico y disminuye de forma temporal las partículas virales en la boca y garganta, no tiene efecto sobre la cavidad nasal —la cual contiene aun más de estas partículas— y por lo tanto no reduce el riesgo de contagio.

5) La careta no sustituye al cubrebocas.

De acuerdo con Díaz Ramírez, ambos materiales de protección cumplen funciones distintas y se complementan.

El cubrebocas retiene las partículas de alguien que es contagioso y así evita que se expulsen al medio y alcancen a más personas, mientras que la careta o los protectores oculares sirven para no contagiarnos de alguien que habla, tose o estornuda, pues gracias a éstos las gotas de saliva no llegan hasta los ojos.

6) ¿Debo usar cubrebocas al correr, andar en bicicleta o hacer ejercicio?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no cubrir la boca mientras se realiza una actividad física. Sin embargo, deben cumplirse dos condiciones: estar al aire libre y mantener la distancia de uno a dos metros con otras personas.

Esto se debe a que el aire libre diluye rápidamente las partículas virales que pudieran ser expulsadas, por lo que reduce la probabilidad de aspirar una cantidad suficiente para contagiarse.

7) El dióxido de cloro no es efectivo ni seguro para tratar la Covid-19

Diversos países se han pronunciado en contra del uso de esta sustancia porque ha resultado especialmente dañina para los niños, además de que puede causar insuficiencia respiratoria aguda, daño hepático grave y afectaciones severas en la piel.

“El dióxido de cloro no se debe utilizar, es una sustancia peligrosa que no ha sido autorizada para tratar la Covid-19”, puntualizó el especialista.

 

TUS COMENTARIOS