POR FRACTURAS DEL TERREMOTO

Feligreses católicos no quieren entrar a los templos de su comunidad, en Morelos

Iglesias de Atlatlahuacan, Totolapan y Tlayacapan con el alma rota
Redacción
17/09/2018 - 14:26

Por Justino Miranda

A la vista de la feligresía y visitantes, los ex conventos dañados por el sismo del 19 de septiembre se yerguen altivos como guardianes del tiempo, cargando 500 años de antigüedad, pero su alma está vulnerada y todavía convalece por el temblor de 7.1 grados de intensidad.

Al paso de los meses, dicen los habitantes de los pueblos, la reconstrucción de los 11 ex conventos de Morelos aún no ofrece condiciones para ingresar y participar del culto religioso. Será muy difícil, dicen trabajadores de las parroquias, que la gente regrese; (las personas) tienen miedo, no están seguros de que los monumentos aguanten otro sismo de igual o mayor intensidad.

DE PURO MILAGRO. San Mateo Apóstol en Atlatlahuacan, San Guillermo Abad, en Totolapan, y San Juan Bautista, en Tlayacapan, los tres situados en la Ruta de los Conventos, son ejemplos del daño causado por el sismo y también del temor que tiene la gente por escuchar misa en esos recintos religiosos.

La tarde del martes 19 de septiembre el movimiento telúrico venció la estructura de los ex conventos y derribó sus cúpulas, campanas, torres y estrelló sus muros.

 María Isabel Campos, directora del Centro INAH Morelos, afirma que la destrucción que provocó el temblor en los ex conventos también se debe al tipo de mantenimiento que reciben y a modificaciones.

“Los materiales que se utilizan para el mantenimiento a veces no son los más convenientes o no fueron los más convenientes. Todos estos elementos, ante un sismo de 7.1 grados, evidentemente pegan al edificio que está vulnerable y detonan el riesgo del colapso como se dio, entonces fue un conjunto de intervenciones”, aseguró a los medios.

Además, añade, “en los inmuebles ha habido intervenciones desde la época colonial; muchas de las plantas de los inmuebles no tenían cúpulas y luego se las colocaron. Los inmuebles van sufriendo alteraciones porque su uso social ha sido importante y se van adecuando”, precisa.

AL RESCATE. La funcionaria dice que desde el año pasado siguen un plan maestro que contempla temporalidad de entrega y que se está cumpliendo. Este se clasifica en daño menor, moderado y severo, ésta última podría tardar más tiempo.

 

TUS COMENTARIOS