ANTE LA NUEVA NORMALIDAD

"Esperanza", detrás del personaje de la Secretaría de Salud que no es hombre ni es mujer

Revisamos la investigación de la doctora Natividad Gutiérrez Chong, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM
Adriana Uribe Reséndiz
10/07/2020 - 06:47

El pasado 8 de julio conocimos a “Esperanza”, una de las heroínas que se unen a “Susana” para representar el nivel de riesgo en el semáforo epidemiológico de México, con el objetivo de ayudar a combatir el Covid-19. 

Esperanza es una Muxhe Gunna que viste de amarillo para representar un nivel de riesgo medio. Su superpoder es como su nombre lo dice, la “Esperanza al retorno”, y ayudará a identificar las medidas sanitarias al salir a la “Nueva Normalidad”.

Pero ¿qué es ser Muxhe Gunna? 

De acuerdo con la investigación de la doctora Natividad Gutiérrez Chong, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, ser “Muxhe” o “Muxe” es pertenecer al “tercer género”, un concepto y estilo de vida que tiene su origen en la cultura Zapoteca en Oaxaca. 

Por lo tanto la sexualidad de esta comunidad indígena no es binara, lo que significa que no sólo concibe la existencia de hombres y mujeres en la región, sino que acepta, integra, tolera y deja vivir en libertad al “tercer género”. 

“La sexualidad no sólo es biológica, está regulada y construida para la sociedad, la cultura, los valores, la ética, la religión. Así el panorama de esta forma binaria de ver las relaciones hombre-mujer, se está viniendo abajo”, aseguró Natividad.

¿CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS MUXES? 

Los Muxes son hombres que nacieron biológicamente hombres pero adoptaron roles de mujer porque les gusta, sin embargo no compiten con otras mujeres por un puesto en la estructura familiar, sino que las admiran y respetan. 

“La mujer principal es la madre, que es la dadora de vida, el muxe no entra en competencia con la madre, le gusta vestirse, verse como una mujer, pero no va a entrar en competencia de quién es más mujer, por ejemplo”, detalla Gutiérrez Chong. 

El tercer género tiene su base en una sociedad matriarcal, en la que los Zapotecas representan a una de las economías más activas de la región y las mujeres son las responsables de hacerla funcionar mediante la actividad pesquera y la Fiesta de Velas, de la que los Muxes se encargan. 

El objetivo de la “Fiesta de Velas” es movilizar el mercado interno y, para ello, los Muxes participan en la organización y preparación de la comida, los adornos, la vestimenta, el peinado y el maquillaje, pues ese día acostumbran a vestir con un huipil característico de la mujer itsmeña así como faldas floridas, abundante joyería de oro en el cuello, las manos y los oídos, y también trenzan su cabello. 

Aproximadamente tres mil Muxes viven en esta región y algunos se casan con mujeres y preservan su rol e identidad, mientras que otros se casan con hombres. Sin embargo eso no los cataloga como homosexuales, al respecto la investigación de la doctora Natividad señala: 

“No son homosexuales como nosotros concebimos la homosexualidad, como adoptar solo el papel de lo opuesto, como un cambio de roles, sino que es jugar con diferentes roles. En alguno de los reportes que recogimos hay alguna afirmación que dice: ‘no soy hombre, ni soy mujer, soy Muxe y estoy contenta así’”.

Una precisión que cabe destacar aquí, basada en la misma investigación, es que los Muxes han manifestado que prefieren no casarse con hombres porque después quieren que laven los platos y la ropa, de tal forma que “eso ya no es ser Muxe, eso ya es el papel doméstico tradicional”.

Por lo tanto los Muxes han repercutido en la formación de una zapotequidad contemporánea en la que reposicionan y legitiman una identidad que tiene años de preexistencia y con ello también suman a la reproducción etnosimbólica de los zapotecos. 

Así se reconoce que no se debe imponer una sola forma de ser porque va en contra de la misma naturaleza humana, pues para los Zapotecos incluso es una bendición tener a un Muxe dentro de la familia.

 

TUS COMENTARIOS