CIFRAS ALARMANTES

Crece consumo de varias drogas en chamacas de 13 años, en el oriente de Edomex

Crece consumo de varias drogas en chamacas de 13 años, en el oriente de Edomex

Crece consumo de varias drogas en chamacas de 13 años, en el oriente de Edomex (Foto: Especial)

Al día 03/10/2022 19:00 Ignacio Ramírez Actualizada 19:00
 

ESTADO DE MÉXICO.- Tras la pandemia, el consumo de cristal y piedra se está incrementando dramáticamente en niñas de 13 años en la región oriente del Estado de México, alertó el Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Nezahualcóyotl.

Aunque las adicciones “tradicionales” al tabaco y el alcohol encabezan las cifras, también llama la atención que los menores atendidos en el CIJ son “multiusuarios”, es decir consumidores de varios tipos de droga, lo que genera mayores daños orgánicos.

“Un dato es la temprana edad que estamos viviendo en la postpandemia y otro dato, que para nosotros está siendo muy alarmante, es que antes de la pandemia de 10 consumidores 8 eran hombres y 2 mujeres; hoy, estamos hablando de que siete son hombres y 3 son mujeres”, señaló Carmen Medina, titular del CIJ-Neza.

“Predominan los hombres, pero hay un crecimiento del sector femenino, mujeres jóvenes y que están relacionados con embarazos no deseados, deserción escolar, y están muy vinculados a la violencia y depresión”. 

En los primeros ochos meses de 2022, el CIJ ha atendido 47 mil 939 personas, de los cuales mil 729 han recibido algún tipo de tratamiento médico y/o psicológico. 

No se cuentan con cifras de fechas anteriores debido a que la atención presencial no se registró debido a la pandemia y los servicios se normalizaron en 2022.

La primera droga de contacto de la mayoría de esa población es el cristal; la gravedad radica en que no es lo mismo la adicción a la marihuana o el tabaco.

Y es que las drogas sintéticas generan daños orgánicos más severos cuando se consumen a temprana edad, además de contextos de mayor violencia. 

Ya en 2013, la edad en la que iniciaba el consumo de sustancias había descendido de los 16 a los 14 años.

Casi una década después, el CIJ está recibiendo pacientes de 13 años; “las adicciones se están incrementando en jóvenes de 13 años, afectando mayormente a mujeres y detonando en éstas, además problemas relacionados con la salud mental”, refirió Medina.

Explica que a nivel neurológico, aunque el cerebro siempre está madurando, consumir drogas en plena adolescencia, causa daños más severos. 

“Los chavos llegan muy mal, anímicamente se ven más deteriorados, probablemente con un daño orgánico a menor edad y se complejiza el asunto porque no son consumidores de una sola droga”, consideró a su vez Edmundo Esquivel, integrante del patronato.

“Un joven hombre o mujer que está desarrollándose físicamente, vienen los procesos de cambios de la adolescencia, su cuerpo no conoce sustancias externas y un primer contacto genera una adicción más fuerte”, puntualizó Carmen Medina.

Comentarios