en edomex

Día Mundial del Niño Prematuro: El bebé Freddy lleva nueve meses en el hospital

Día Mundial del Niño Prematuro bebé Freddy hospital edomex
A las 13 semanas de embarazo, Fanny fue diagnosticada con útero bicorne, es decir, estaba dividido en dos por un “tabique”
Ximena García
17/11/2019 - 03:34

La ilusión de ser madre rápidamente muta cuando la vida del bebé o de ambos está en riesgo, las visitas con las amigas que dan consejos cambian a consultas médicas, las cunas por incubadoras, las chambritas se dejan de lado y se buscan catéteres, ventiladores, medicamentos; los agradecimientos a Dios se reemplazan con plegarias, los nervios por ansiedad y estrés, la búsqueda de más tiempo para estar con su pequeño bebé, por anhelar el contacto piel con piel. 

Los pasillos de los hospitales se convierten en los lugares más familiares, así como los rostros de los especialistas pediátricos. Los nuevos padres no sólo se convierten en eso, nuevos papás, sino también en enfermeros de tiempo completo y se saben los padecimientos de sus hijos a veces mejor que los médicos, pues de ello depende la vida.

Aún con la voz temblorosa pues los últimos 15 meses de sus vidas se han convertido en una prueba de amor, de fe y de resistencia, Stephanie y su esposo celebran la vida de su peque Freddy, quien pese a su año y 3 meses de vida, apenas ha vivido fuera de los nosocomios seis meses.

A las 13 semanas de embarazo, Fanny fue diagnosticada con útero bicorne, es decir, estaba dividido en dos por un “tabique”, por lo que no había espacio suficiente para que creciera su bebé sano y fuerte.

“También tuvimos problemas porque mis arterias umbilicales ya no pasaban los nutrientes necesarios para que él naciera, entonces, cuando llegué a la semana 26 de gestación, en el hospital me dijeron que ya era muy complicada la situación del bebé, nos dijeron que si nacía vivo, iba a tener muchas complicaciones. Esperamos una semana más, mis arterias umbilicales dejaron de funcionar”.

El 3 de agosto del 2018, Fanny (con 28 semanas de gestación) y su esposo Freddy, se convirtieron en padres, y aprendieron a compaginar sus vidas como maestra y abogado con su etapa de padres de un bebé de incubadora, al que tuvieron que dejar en el hospital, con el que convivieron entre médicos y tiempo restringido.

El pequeño Freddy pesó apenas 785 gramos, por lo que fue un bebé extremo prematuro, midió apenas 33 centímetros, pero el que se aferrara a la vida pese a dos hemorragias en el corazón, dos fracturas -una en fémur y otra en cúbito-, complicaciones digestivas por intolerancia a la lactosa, neumonías… animó a sus padres a hacer todos nos sacrificios necesarios para que él llegara a casa.

Si bien se reconoce que no es que haya aumentado la incidencia de los bebés prematuros -que alcanza el 15 por ciento de todos los nacimientos-, especialistas del Centro Materno Infantil señalan que ahora sobrevive un mayor número, por lo que todos los días se enfrentan a nuevos retos en la materia.

Durante 2018, el ISSEMyM atendió a 635 pacientes en el servicio de Neonatología, de los cuales, 372 fueron recién nacidos prematuros, mientras que el resto ingresaron a esta área donde se les brindan incubadoras, monitoreo de signos vitales e incluso un ala de terapia intensiva para quienes así lo requieren; por diversos padecimientos.

Para Fanny y Freddy, lo esencial es no perder la fe, pues con su pequeño la batalla no esta ganada, aún deben diagnosticar la discapacidad que desarrollará debido a que un paro cardiaco a los pocos meses de nacido le dejó secuelas importantes en especial en desarrollo neurológico, pero no cambian la sonrisa, no se les apaga la esperanza.

 

TUS COMENTARIOS