EN LA CIUDAD DE MÉXICO

Derriban casas de 10 familias en Iztapalapa, denuncian que no les avisaron y hasta granja tenían

Derriban casas de 10 familias en Iztapalapa, denuncian que no les avisaron y hasta granja tenían

(Foto: Tristan Velázquez, El Gráfico)

Al día 22/10/2021 12:51 Tristan Velázquez Actualizada 17:39
 

CIUDAD DE MÉXICO.- Alrededor de 10 familias que durante años vivieron en las faldas del Parque Nacional Cerro de la Estrella, en Iztapalapa, fueron desalojadas sin previo aviso, aparentemente por ocasionar daños a la reserva y al medio ambiente. 

Fue cerca de las 7:00 horas de ayer cuando personal de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, en colaboración con trabajadores que usaron maquinaría de la alcaldía, así como elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de diferentes agrupamientos, comenzaron con el desalojo. 

Sobre la calle Arroyo Tláloc, en la colonia Estrella del Sur, vivía Martín. Él desde hace más de 30 años se estableció y comenzó a dedicarse a la crianza de animales de granja y a la siembra. 

La mañana de ayer, en medio del coraje y la impotencia, el hombre improvisó corrales para resguardar a sus animales, mientras veía cómo las láminas de su hogar eran destruidas por los trascabos. 

“Me da rabia que ni siquiera avisaron, ahora no sé dónde voy a tener a mis animalitos, eso es lo que más me preocupa”, refirió Martín. 

Los afectados aseguran que, al momento de ser desalojados, los encargados de dicha acción no presentaron documentación que lo validara, e incluso mencionaron, que hubo incongruencia en los supuestos argumentos que posteriormente les explicaron, una vez que las máquinas ya habían arrasado con sus bienes. 

“Nos dijeron que era por daños al medio ambiente, pero aquí hay sembradíos de frijol, de flor de cempasúchil, de maíz… nosotros con nuestro trabajo hicimos fértil la tierra y más daño vinieron a hacer ellos con sus camiones y máquinas para desalojarnos, que el que supuestamente nosotros hicimos”, expresó Luis García, otro afectado. 

Fueron más de cinco mil metros cuadrados del Cerro en donde se realizó el derribo de casas y se desalojaron a los habitantes. 

Ahora existen dos temores: el primero es no tener un espacio en dónde resguardar a sus animales, los cuales pretendían ser asegurados por la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Por otro lado, no tener un techo dónde vivir y haber perdido las cosechas que serían un sustento fuerte de la temporada.

Comentarios