Ante la falta del líquido

Conoce la iniciativa que podría solucionar problema del agua en CDMX

El proyecto ‘Isla Urbana’ propone un sistema de captación de lluvia para abastecer del servicio a las alcaldías con escasez

(Foto: Archivo El Gráfico)

Al día 09/11/2018 09:29 Redacción Actualizada 17:13
 

Por Miroslava Callejas

La Ciudad de México ha vivido un megacorte de agua que ha sido considerado histórico, con duración de más de una semana y ha perjudicado a unos cuatro millones de habitantes. Sin embargo, ha sido considerado una especie de simulacro sobre lo que, en un futuro al parecer no tan lejano, podría suceder: que la gran capital chilanga pudiera quedarse sin el vital líquido.

Pero, ante este paisaje apocalíptico, podría haber una solución que lo podría salvar: el agua de lluvia y su almacenamiento para su utilización.

Eso lo que busca el proyecto ‘Isla Urbana’, un sistema que “detona la captación de lluvia como una práctica de abasto de agua sostenible para la ciudad” comenta en entrevista para EL GRÁFICO Nabani Vera, director de comunicación del proyecto.

“La idea surge a partir de la gente que no tiene agua, sobretodo aquella que vive en las zonas altas como Tlalpan y Xochimilco que ni siquiera tienen conexión a la red y que sólo la reciben través de pipas; pero que al mismo tiempo, durantes seis u ocho meses al año, sus calles se volvían ríos por la cantidad de lluvia que caía; por lo que se buscó un sistema que aprovechará el agua de la lluvia’”  nos comparte Nabani.

“El diseño del sistema se presentó en una tesis de licenciatura, el cual se ha ido perfeccionando a través del tiempo y se ha ido sumando gente al proyecto, haciéndolo cada vez más grande y ahora somos un híbrido entre Asociación Civil y empresa” agrega.

“Las primeras instalaciones se realizaron en la colonia cultura maya, en la delegación Tlalpan, y a partir de ahí la gente nos empezó a ubicar porque les gustó y veían la efectividad del sistema, a partir de ahí empezó a intensificar la instalación y comenzamos a colaborar con gobiernos locales”  enuncia Nabani.

Respecto a los costos e instalación del sistema, Nabani nos dice que “cada sistema es un como un traje sastre hecho a la medida, porque depende de varios factores como el tamaño del techo, si tiene o no cisterna, entre otras, que es también lo que determina el precio, que puede ser entre los ocho mil y 20 mil pesos”.

El sistema ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos cinco años, donde ha atendido zonas como Tlalpan, Xochimilco e Iztapalapa, en donde se han instalado alrededor de 12 mil islas.

Una de las distinciones que tiene ‘Isla Urbana’ es que dan un asesoramiento integral respecto al sistema, Nabani nos comenta “tenemos todo una metodología de instalación, no sólo instalamos y ya sino que para nosotros es importante que la gente aproveche el sistema y lo utilice como deber ser, les damos seguimiento y capacitación sobre el mantenimiento, además que realizamos juntas comunitarias en donde les explicamos el por qué no tienen agua y las problemáticas que tiene la ciudad sobre el líquido”.

Aunque el propio Nabani advierte que ha habido personas que se han negado a tener el sistema por el mantenimiento que se debe hacer “nosotros necesitamos gente que quiera entrarle al tema, a transformar su abasto de agua, con un sistema así la gente pasa de ser un agente pasivo  que espera a que le llega el agua a ciudadanos activos que interceden por su calidad”. 

Nabani puntualiza que los principales obstáculos a los que se ha enfrentado la implementación del sistema es la desinformación y la cerrazón a ideas nuevas “una de las cosas que más recuerdo es cuando el director de la SACMEX (Rubén Aguirre) comentó que jamás se tomaría agua de un charco porque está sucia, demeritando sin conocer como es el sistema de captación de lluvia, creo que esa es una de las tantas visiones que nos ha detenido crecer más”. 

Sin embargo, Nabani narra que también el sistema de captación ha generado cambios en la gente que lo ha decidido  instalar, que la relación que tiene con el agua es otro “cuando la gente agarra la onda de que puede aprovechar la lluvia para abastecerse de agua cambia su percepción respecto asimismo con la naturaleza, tiene la capacidad de sensibilizar a sus usuarios sobre su uso, inclusive una de las frases más lindas que he escuchado fue de un vecino de Xochimilco que decía que su concepto de día bonito cambió, pues antes eran los días soleados y ahora eran los nublados ”.

“Lo que queremos es que el sistema de captación de lluvia se vuelva natural en las viviendas de la Ciudad de México, sin embargo cabe resaltar que el problema del agua no se resuelve sólo con esto, que es algo que involucra muchas piezas que tienen que ir ensambladas” finaliza.

(Infografía: Alfredo Peralta, El Gráfico)

Comentarios