contra la tecnología

Comerciantes de la CDMX piden a los Reyes Magos, regala juguetes tradicionales a los niños

Comerciantes de la CDMX piden a los Reyes Magos, regala juguetes tradicionales a los niños
Los precios no varían de puesto en puesto, pues un trompo está entre los 30 y 50 pesos, al igual que los baleros
Redacción
05/01/2020 - 14:44

Por Víctor ortega

Cuando el día apenas se alza en el mercado de la Ciudadela, cerca del Metro Balderas, los comerciantes empiezan a levantar sus puestos para dar a los Reyes el mejor regalo. 

Es cierto, algunos lo admiten: las nuevas tecnologías, como las tablets y los smartphones, los han rebasado con las ventas, pero niegan que el trabajo hecho a mano muera. Incluso, apuestan por las tendencias de moda y por el ingenio mexicano.

Rosario, de 27 años, lleva cinco vendiendo juguetes de madera originarios de Michoacán. La mujer comenta que en años pasados los juguetes tradicionales se vendían más, pero se dice entusiasta, pues la gente está mostrando interés por estos artículos y sus innovaciones que los hacen más accesibles para su uso. 

“Están mejor las ventas en comparación con años pasados. Bueno, tanto clientes como nosotros estamos regresado al pasado. La tecnología es lo mismo y a los juguetes de madera les van haciendo cosas diferentes y les llaman la atención a los niños.

La comerciante pide a los Reyes Magos que compren más productos mexicanos para dar empleo a artesanos que venden en la Ciudadela. 

Los precios no varían de puesto en puesto, pues un trompo está entre los 30 y 50 pesos, al igual que los baleros. 

FANTASÍA

Los juguetes más costosos, que se ofertan en los alrededores de la Ciudadela, son los cuadriláteros de lucha libre, con el Santo y Blue Demon incluidos, así como los roperitos para muñecas, con espejos en el interior, puertas decoradas en tonos rosas y pintadas con imágenes de la película Frozen. Estos artículos cuestan 200 y 300 pesos respectivamente.

Cerca del estacionamiento, don Jesús afirma que los videojuegos han repercutido en la venta, pero que aún así el negocio del juguete mexicano sigue floreciendo porque acercan a la gente a conocer su trabajo.

 

 

TUS COMENTARIOS