A 5 AÑOS DE LA TRAGEDIA

Abandonan a su suerte a víctimas del 19-S en CDMX, habitantes creen que lucraron con su dolor

Abandonan a su suerte a víctimas del 19-S en CDMX, habitantes creen que lucraron con su dolor

Abandonan a su suerte a víctimas del 19-S en CDMX, habitantes creen que lucraron con su dolor (Foto: Liliana Espitia, El Gráfico)

Al día 19/09/2022 19:02 Liliana Espitia Actualizada 19:02
 

CIUDAD DE MÉXICO.- A cinco años del sismo del 19-S, el único edificio que colapsó al norte de la Ciudad de México, en la alcaldía Gustavo A. Madero, no ha sido levantado y sus residentes padecen las consecuencias.

“Las personas que vivían ahí se fueron a vivir con familiares, otros a rentar a otra parte y de los demás no sabemos dónde andan”, platicó Susana Palacios, habitante de la colonia Lindavista.

Fue el inmueble marcado con el número 911, en la calle Coquimbo, el que se enterró con el sismo del 19 de septiembre de 2017, lo que cobró la vida de nueve personas, cuyos cuerpos fueron encontrados entre los escombros en los siguientes cinco días.

Lee también: ¡Escalofriante! FOTOS y VIDEOS del sismo que estremeció a México este 19 de septiembre

“Lo que pasó fue que los edificios de los costados (el 909 y el 911 bis) se recargaron en el edificio de en medio (el 911) y lo hicieron caer. Los otros dos edificios también se dañaron, pero no cayeron por completo”, recordó el vigilante de la caseta en Sierravista.

Los residentes de Coquimbo aseguraron que apenas en 2021 una constructora comenzó a poner los cimientos en el número 911, en donde rescatistas sólo encontraron a un sobreviviente.

Sin embargo, las obras se suspendieron por la malversación del presupuesto que los afectados consiguieron —luego de un calvario de citas y reuniones— a través de la Comisión para la Reconstrucción.

“Lucraron con la tragedia y con nuestro dolor. Entendemos la burocracia, pero no es posible que después de este tiempo la gente siga sin dónde vivir”, lamentó Susana Palacios.

La mujer es habitante del edificio 909 que resultó afectado y apenas en marzo de este año pudo regresar a habitar su departamento, pues más de cuatro años se llevó la restauración del inmueble. Las autoridades destinaron 12 millones 686 mil pesos para reparar los daños y fisuras del edificio; no obstante, ella y sus vecinos no consideran que las viviendas se las entregaron en óptimas condiciones; tienen miedo de que hayan quedado endebles.

Comentarios