EN ENTREVISTA

Boleros de calzado del Centro de CDMX se alivianan de la crisis por Covid

Boleros de calzado del Centro de CDMX se alivianan de la crisis por Covid

(Foto: Liliana Espitia, El Gráfico)

Al día 12/11/2021 10:49 Liliana Espitia Actualizada 12:57
 

Pocos zapatos sucios y destintados vieron llegar durante los primeros meses de pandemia los aseadores de calzado en la zona centro de la Ciudad de México, pero paso a paso se van recuperando de la crisis económica.

“Estuvo muy difícil, la gente dejó de venir a trabajar y nosotros nos quedamos sin trabajo... así se nos pasaba el día, esperando algún cliente”, contó Melitón Carmona, bolero desde hace 35 años en la capital.

Con el semáforo epidemiológico en color verde fue que el hombre, de 65 años, ha visto a más personas ocupar su silla sobre la avenida Juárez, en la alcaldía Cuauhtémoc, frente a la remodelada Alameda Central.

“Con el regreso a las oficinas ahora sí me llegan clientes desde las ocho de la mañana, son los que pasan por una boleada antes de entrar al trabajo. Sí se nota que las actividades están volviendo”, platicó el lustrador proveniente de la colonia Guerrero.

bol2.jpg

Aunque la situación mejora, las ganancias no han sido tan perceptibles para Melitón, pues la competencia es cada vez mayor, pese a que la ley estipula que los también llamados limpiabotas estén separados por lo menos 100 metros uno del otro en el primer cuadro de la ciudad.

Sin embargo, sobre la avenida Juárez en el tramo del Eje Central a Paseo de la Reforma se contabilizan unos 15 lustradores dispuestos a sacar brillo a cualquier tipo de zapato por unos 25 pesos.

“Ya somos muchos y pues sale menos trabajo, pero lo bueno es que no tenemos que pagar por ponernos aquí, sólo tenemos que renovar nuestra licencia cada tres años en la Secretaría del Trabajo”, contó el aseador de zapatos.

Del dinero obtenido, el bolero aparta unos 800 pesos para invertirlos en tintas, cepillos, grasas, brochas y franelas cada dos meses para dejar como nuevo el calzado que llega a sus manos, lo que le deja menos.

"Bien dicen que como traigas los zapatos te tratan, por eso es que no falta quién quiera una boleada y más en esta zona de cosas importantes”, dijo.

"Ya se ve más gente en la calle que viene al trabajo, a juntas importantes, y no pueden llegar con los zapatos sucios, por eso pasan antes de entrar", puntualiza don Melitón.

bol1.jpg

(Fotos: Liliana Espitia, El Gráfico)

Comentarios