EN LA CAPITAL DEL PAÍS

Taxista atropelló a una abuelita y estuvo en la cárcel, luego familia decidió esto en CDMX

Taxista atropelló a una abuelita y estuvo en la cárcel, luego familia decidió esto en CDMX

(Foto: Ilustrativa, Archivo El Gráfico)

Al día 26/08/2022 18:33 Mediación TSJCDMX Actualizada 18:33
 

CIUDAD DE MÉXICO.- Aquella mañana, Mario abordó su taxi y se enfiló por una concurrida avenida en busca de pasaje para juntar la cuenta del día.

Al dar la vuelta en un entronque, no vio a una señora de la tercera edad que trataba de cruzar el arroyo vehicular, y la aventó, lo que provocó que al caer se golpeara la cabeza contra el asfalto.

Mario bajó del carro y al acercarse a la señora para tratar de auxiliarla, se dio cuenta de que sangraba profusamente. Luego, los paramédicos determinaron que había fallecido.

Trasladaron a Mario ante el Ministerio Público, y tras casi dos días detenido en los separos, lo llevaron ante el juez acusado de homicidio culposo.

Ante el juez, se determinó que, si bien con su acción se privó de la vida a la víctima, no hubo dolo, no había huido del lugar, no manejaba bajo los efectos del alcohol o algún estupefaciente ni iba a exceso de velocidad.

Y aunque la hija de la víctima, Brenda, estaba desconsolada, aceptó la proposición del juez: convenir un acuerdo reparatorio con la ayuda del Centro de Justicia Alternativa del Poder Judicial de la CDMX (ubicado en Niños Héroes 133, colonia Doctores), a fin de que cubriera los daños íntegramente a los deudos.

Así, con ello acceder a una salida alterna al proceso penal, como el procedimiento abreviado, con una reducción de la pena y su libertad. 

Ya en el CJA, y con la guía de un facilitador penal, ambos quedaron al tanto del alcance del servicio, que es gratuito, con la fuerza de una sentencia, y en beneficio de las partes, sobre todo a las víctimas porque se les garantiza la reparación del daño.

Mario expresó el problema de que, si bien tenía contratado un seguro, éste era limitado para cubrir los daños a la familia; sin embargo, se comprometió a vender su carro, y así disponer de efectivo para solventar todos los rubros de la reparación; acordaron una fecha de pago, y ella accedió a firmar el acuerdo reparatorio.

Comentarios