SIN NIÑO QUE FESTEJAR

Presunta negligencia médica termina con la vida de un menor, en CDMX

Erick Yael fue operado en la clínica 197 del IMSS del apéndice, pero en realidad tenía inflamado el cerebro y murió en ‘La Raza’

Menor muere en el Centro Médico Nacional 'La Raza'

(Foto: Ignacio Ramírez | El Gráfico)

Al día 30/04/2018 08:11 Actualizada 13:50
 

Ignacio Ramírez

Con apenas siete años de edad, Erick Yael ya no podrá disfrutar de este Día del Niño.

De acuerdo con su familia, médicos de la Clínica 197 del IMSS, en Texcoco, lo operaron del apéndice, pero después se dieron cuenta que en realidad tenía meningitis, una inflamación en el cerebro, lo que le habría provocado la muerte.

Los padres aseguraron a EL GRÁFICO que se trató de una negligencia médica, pues nunca les comunicaron lo que tenía y así fue llevado al Centro Médico Nacional (CMN) 'La Raza', donde el niño falleció la mañana del pasado jueves.

 El 22 de abril pasado, Erick, quien residía con su familia en la colonia Acuitlapilco, en Chimalhuacán, fue llevado por sus padres a consulta porque presentaba temperatura alta, náuseas y dolor abdominal.

 De acuerdo con la nota médica inicial, firmada por la médico Martha Julia Mirón Bailón, el menor ingresó consciente, tranquilo y orientado cerca de las 17:24 horas.

CARENCIAS. Sin embargo, 13 horas después, el niño fue operado por un médico general a falta de un pediatra, sin importar que horas antes el personal de la clínica le había dicho a su mamá que debían intervenirlo de urgencia. Aún así, la familia asegurá que los médicos les exigieron un depósito de mil 800 pesos por la cirugía, pese a que son derechohabientes del IMSS.

Los informes no llegaron hasta la tarde del lunes cuando les dijeron que sería trasladado a 'La Raza', con el argumento de que carecían del equipo adecuado para su atención. Pero el traslado se realizó hasta un día después.

ANOMALÍAS. Al llegar el médico que los recibió, informó al padre de Erick que el pequeño ya iba con muerte cerebral; no obstante, le realizaron estudios que no les detallaron ni consultaron, dejándole heridas en el cuello, manos y espalda y que por su condición, eran innecesarios. El acta de defunción establece que el pequeño falleció por un edema cerebral severo a causa de una bacteria.

 

Comentarios