ELLA SUFRE EL MAL DE 'PIEL MARIPOSA'

Purita cumple su sueño americanista

La niña de 9 años se reunió con su ídolo, el guardameta Hugo González

Imagen: C. Rogel
Imagen: C. Rogel
Al día 25/10/2016 19:00 Redacción Actualizada 19:03
 

Daniel Blumrosen 

Sus delicadas y temblorosas manos experimentan un movimiento apenas perceptible, pero esta vez no es el nerviosismo que generan las interminables revisiones médicas. Es felicidad, esa que invade a María Pura Porras Gómez cuando ve salir por la puerta del auditorio americanista al guardameta que idolatra.

Han pasado 12 días desde que cumplió nueve años y Purita recibe un invaluable obsequio de onomástico personificado por Hugo González.

 Su pequeña admiradora sufre epidermolisis bullosa distrófica recesiva, conocida como “piel de mariposa”, caso dado a conocer por esta casa editorial.

La sonrisa del arquero emociona mucho a Purita, aunque le roba las palabras. El intercambio de miradas sella el instante.

“Escuché que eres mi fan y aquí estamos contigo apoyándote, así como tú lo haces con nosotros”, le dice Hugo. “¿Vas a ver el partido del miércoles? ¿Vamos a ganar?”. —“Sí, van a quedar 4-0”, responde Purita, confiada. Es entonces que su mamá, Claudia Gómez González, derrama otra lágrima. La interacción concertada por Fundación Televisa con el ídolo, ya es realidad.

“¿4-0?”, revira el futbolista potosino, asombrado. “¿Soy bueno o no? ¿Mucho o poquito? Dame algunas palabras de aliento para el miércoles”.

Lluvia de preguntas que Purita atina a contestar con otro “van a ganar”. Seguido de un fugaz y tímido “eres muy bueno”.

María Pura y su madre viajaron desde Ciudad Victoria, Tamaulipas, para conocer a Hugo. Primera vez que están en la Ciudad de México sin que se trate de una visita al médico. El dolor que provoca esta enfermedad genética de la piel, cuya característica es la formación de ampollas con mínimo roce o sin contacto aparente, es aliviado por el hombre que se perfila para ser titular en el encuentro ante el Rebaño Sagrado.

“Para mí es algo padre que ella pueda estar compartiendo con nosotros y [quiero] regresarle algo de todo el apoyo que nos da”, comparte González. 

La presencia de la niña revoluciona al club y a los jugadores que la recibieron por unas horas. Él le regala una camiseta y un balón. Ella le obsequia una playera del Hombre Araña. Hugo se la pone y dice adiós, mientras Purita sonríe. Acaba de conocer a su superhéroe favorito.

Comentarios