Desbloqueo del domingo fue mal planeado

Nochixtlán, cuna del activismo oaxaqueño

Esta comunidad tiene influencia de estudiantes y maestros en constante ‘adoctrinamiento’

(Foto: Archivo El Gráfico)

(Foto: Archivo El Gráfico)

Al día 24/06/2016 13:38 Redacción Actualizada 13:58
 

Por Nurit Martínez

La confrontación entre las fuerzas federales y estatales, integrantes de la CNTE y pobladores de Asunción de Nochixtlán es el resultado de un coctel, en el que se mezclaron una “mala planeación para el desbloqueo” en una zona donde existen al menos 61 organizaciones sociales de activistas que tienen como antecedente la operación de células de la guerrilla desde 1996 y lo que se considera una plaza de maestros y normalistas “que todo el tiempo se están adoctrinando”.

Samael Hernández, investigador de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, dijo que para los oaxaqueños no es desconocido que el tianguis de Nochixtlán atrae los domingos a la población de al menos 63 localidades.

Una zona en la que tienen influencia estudiantes y maestros porque se asientan las normales experimentales de Huajuapan, de Tepozcolula y la de Tamazulapa, ubicadas a una hora de distancia y que establecen un triángulo de activismo en la región.

Se trata de tres de las normales que por años han alimentado la dirigencia de la CNTE e, incluso, de movimientos como el Frente Popular Revolucionario, considerado brazo político del Ejército Popular Revolucionario (EPR).

Para el sociólogo, lo ocurrido en Nochixtlán muestra que hubo desaseo en la actuación de la fuerza pública “al caer en la provocación de quienes explotaron unos cohetones y se internaron en el pueblo, que tiene conocimientos claros de táctica y reacción ante la acción de la policía. Por eso, en poco tiempo establecieron barricadas, armaron bombas molotov y hasta pudieron emboscar a las fuerzas del Estado”.

AGARRARON FUERZA

Carlos Ornelas, investigador de la UAM, dice que lo ocurrido el domingo “inyecta combustible a un movimiento que iba de retirada y le hace obtener una victoria corta. 

Se trata de miembros de organizaciones y del magisterio que han integrado “grupos muy politizados con una ideología izquierdista, que todavía sueñan con la revolución. La Coordinadora es una federación de grupos que compiten entre sí para ver quién es más radical y encabeza la organización. Esa es una zona muy ideologizada, donde sí tienen presencia los simpatizantes de la lucha armada y que logran la simpatía entre los pobladores por la miseria ancestral en la que viven”, expone.

“Estas situaciones son aprovechadas por anarquistas para insertarse. Son los que saben cómo hacer rápidamente bombas molotov y lanzar cohetes o hasta utilizar hondas con piedras, lo cual no es nada improvisado”, dice el ex director del IEEPO, Emilio Mendoza.

Comentarios