Órganos los echan a bolsas

Indigna necropsia sangrienta de gorila Bantú

(Foto: Archivo El Gráfico)
Fotografías evidencian que personal del zoológico realizó una “carnicería” con el animal
Redacción
11/07/2016 - 13:14

Por Sandra Hernández

El cadáver del gorila Bantú fue abierto completamente y destazado de la cabeza, así lo revelan imágenes en poder de esta casa editorial. 

En las fotografías se visualiza una plancha de metal ensangrentada en la que reposan los restos de Bantú. El cuerpo se encuentra abierto y se le notan los huesos del tórax y de sus extremidades. 

En una de las imágenes se distingue que el animal fue degollado, pues la cabeza está separada completamente de su cuerpo. Al gorila le quitaron el labio inferior; incluso se visualiza cómo destazaron la piel de la cara.

UNA CARNICERÍA

Para la ex directora del Zoológico de Chapultepec, Marielena Hoyo, las fotografías representan una carnicería. “No estoy de acuerdo con el método que se ve en las fotografías, en donde desmiembran al animal. Está bien que haya que abrirlo para tomar muestras de tejido, pero no entiendo por qué fue necesario desmembrarlo y destazarlo de esa manera”.

En las fotografías se visualiza un piso blanco con sangre y un pedazo de carne tirado en el suelo. Ahí, hay una bolsa amarilla con manchas de sangre. 

De acuerdo con la experta, en el interior se encuentran los órganos del animal. “Son bolsas sanitarias. Me preocupa el trato tan indigno y de falto de respeto, de tener los restos en el piso. Un instituto médico veterinario de primer nivel no permite el ‘ensangrerío’ que se ve en las fotos y los órganos tirados en el piso”.

La plancha de metal donde está Bantú se encuentra en el centro de una habitación que está forrada de azulejo blanco. Del lado derecho de la plancha se hallan dos fregaderos, un frasco con una sustancia color gris y una mesa de metal en la que descansa una báscula electrónica.

Debajo hay una cubeta de aluminio, tres envases de galones de plástico color blanco, otro envase color negro y un embudo de plástico. Sobre la pared se visualiza una segueta de color negro. 

Enseguida hay dos barras posicionadas de forma horizontal, una debajo de la otra. La de arriba alberga nueve cuchillos con mangos blancos y negros. En la barra de abajo sólo hay un cuchillo.

En la otra pared que queda a la cabecera de la plancha donde se encuentra Bantú, se alcanzan a ver los mangos de una carretilla de color naranja y una mesa plegable. 

Al lado hay un estante dividido en 15 espacios rectangulares y repleto de frascos y botellas de plástico con tapas identificadas con etiquetas blancas cada una. Sobre el estante hay tres hojas con las leyendas: “Chap”, “SJA” y “COY”. 

De acuerdo con Marielena Hoyo, los letreros corresponden a los nombres de los zoológicos de “Chapultepec”, “San Juan de Aragón” y “Coyotes”.

 

TUS COMENTARIOS